OT es un formato musical que tiene diferencias y semejanzas con La Voz, un talent show que triunfa en medio mundo. De un origen común, nacen estas dos formas de crear productos musicales desde 0 con el beneplácito del público. Una idea original que ha conseguido grandes índices de audiencia  ya he generado una horda de fans en redes sociales que ha revolucionado por completo la vida de sus concursantes.

La voz y OT son generadores de grandes éxitos. El mundo se detiene durante los minutos de emisión de ambos programas. Cantan grandes éxitos y provocan el aplauso del público en cada nueva actuación. Una  cuidada puesta en escena repleta de glamur, competición y emoción. Los telespectadores se implican en cada nuevo programa esperando poder votar a sus candidatos favoritos. Muchas diferencias y semejanzas son las que unen a OT y la Voz.








Camino a Eurovisión

OT tiene como finalidad final crear a candidato perfecto para llevar a Eurovisión. Recuperar la audiencia del festival de Eurovisión y generar un producto televisivo de gran éxito fue el resultado de este experimento. Un camino a Eurovisión que implicó a todo el país en un objetivo común. Además les permitió conocer a unos concursantes que eran muy próximos y llegaban con un seño debajo del brazo.