comscore
jueves, 2 febrero 2023 8:37

El secreto para espesar las lentejas sin usar harina

Son muchos los que dicen que hacer lentejas es muy fácil, pero casi en la misma proporción los hay que aseguran que es una de las comidas más difíciles de hacer porque nunca dan con el punto justo. Son esas personas a las que las más de las veces les han quedado aguadas, algo que es relativamente común cuando se empieza a cocinar, principalmente porque se calcula mal la cantidad de líquido que hay que añadir al guiso. Es ese momento en que uno se pregunta cómo espesar las lentejas de una manera rápida y sin complicaciones. Por ese motivo es por el que se suele recurrir a tratar de solucionarlo con un poco de harina o maicena, pero aquí vamos a mostrar que se puede hacer sin ella y que la solución es mucho más sencilla de lo que parece.

Cómo espesar las lentejas

lentejas
Unas lentejas con chorizo siempre son apetecibles

Si queremos espesar nuestras lentejas porque han salido algo aguadas y no somos partidarios de echarles harina, sobre todo porque van a estar mucho más pesadas a la hora de ingerirlas, tan solo debemos poner en el vaso de la batidora unas verduras de las que cocinamos con ellas (patata, zanahorias…). Después las cubrimos con el caldo de las lentejas y se agrega una cucharada colmada de las lentejas cocidas. Si se tritura todo junto vamos a obtener un puré espesito. A continuación se agrega el puré a la olla, se pone a fuego medio y se cocina hasta que el caldo se vea meloso. Un sencillo truco que no lleva más de 5 minutos y que puede ayudar a mejorar un plato de lentejas aguadas sin tener que añadir harinas de ningún tipo.

/nextpage]

Cómo hacerlas sin grasas

El secreto para espesar las lentejas sin usar harina
Lentejas sin nada de grasa

De todas formas, también se puede hacer uno unas lentejas sin grasa alguna. Para ello se pelan y se lavan todas las verduras (un pimiento verde pequeño y otro rojo y tres zanahorias) y, en el caso de los pimientos, se despepitan. Se introducen en una olla a presión junto con las lentejas (sin remojar), el pimentón y la hoja de laurel, y se añade suficiente agua, caldo de verduras o mezcla de ambos para cubrir los ingredientes y se cierra la olla, colocando la válvula en la posición 2. En el momento en que empiece a salir el vapor, se baja la intensidad del fuego (medio alto) y se cuentan 15 minutos. Se apaga el fuego y se deja que el vapor salga lentamente. Cuando esto ocurra, se abre la olla y se retiran las verduras (al estar enteras, esto resultará fácil).

/nextpage]

Cómo finalizar la receta

lentejas
Hay muchas formas de hacerlas sin grasa

Para terminar la receta de lentejas sin grasas de la que hablábamos, hay que tener en cuenta que si las preparamos en una olla tradicional el procedimiento es el mismo a excepción del tiempo de cocción que será mayor: 50 minutos y con la tapadera puesta. Esto permite comprobar el punto en cualquier momento. Hay que triturar las verduras con un poco de líquido de la cocción con una batidora de brazo. Luego se puede pasar el puré resultante por un colador o devolverlo tal cual a la olla. Se salpimienta al gusto, se le da un último hervor para homogeneizar y se sirven.

/nextpage]

Truco para las lentejas

lentejas
Hacer bien unas lentejas no es tan difícil como les parece a algunos

A la hora de hacer unas lentejas lo primero que se plantea mucha gente es dónde hacerlas, ya que hay muchas opciones en este caso, y la mayoría son muy válidas. Por si os vale de algo una ayuda, debéis saber que si las hacéis en una olla exprés u olla rápida quedan genial, melositas y mucho más ricas. Cocinándolas de este modo no habrá necesidad de espesar el caldo porque queda perfecto, ya que la olla exprés tiene la particularidad de otorgar a los guisos una textura muy especial.

Propiedades de las lentejas

lentejas
Las lentejas son un producto muy saludable

Las lentejas destacan por su alto valor energético al tiempo que son un alimento rico en proteínas. Asimismo, son fuente de hidratos de carbono mientras que el contenido en grasas es casi inexistente, por lo que se trata de un alimento idóneo para quienes realizan una alta actividad física, como los deportistas. Entre sus beneficios y propiedades destacan que favorecen el tránsito intestinal, son buenas para la anemia, mejoran el funcionamiento del sistema nervioso, son buenas para las embarazadas, aconsejables para los diabéticos, y producen beneficios en los músculos, huesos y dientes, sin contar que mejoran la concentración. Hay que recordar que son originarias del suroeste asiático, pero que son una legumbre que fue pronto acogida en las cocinas de los griegos y romanos.

/nextpage]