comscore
sábado, 4 febrero 2023 19:31

LoveYoli a punto de perder la custodia de su hija

Yoli, conocida concursante de Gran Hermano 15 y ahora influencer ha vuelto ha estar en boca de todo el mundo. Esta vez ha sido por un vídeo colgado en mtmad en el que Yoli y su actual pareja, Jorge, hablan de los celos que Valeria, la hija mayor de la influencer y Jonathan, tiene de su nueva hermana. Este video ha sido la gota que ha colmado el vaso para el padre de Valeria, que ha asegurado que ha recurrido y recurrirá a los tribunales para defender a su hija.

La sobreexposición de Valeria, un quebradero de cabeza para Jonathan

LoveYoli a punto de perder la custodia de su hija

>Yoli y Jonathan tuvieron una discusión monumental por su hija Valeria retrasmitida a través de mtmad. Ese fue el punto determinante para que ambos cogieran para siempre caminos separados. Fue una situación muy tensa que trajo reproches muy duros y que dieron paso a un final del canal que compartían, de su cordialidad y de la poca relación que mantenían. Parecía que había amor entre los dos, pero era »tóxico», como ellos mismos lo definieron.

Jonathan y no podía ocultar su impotencia por la sobreexposición que Yoli hacía de su hija Valeria. El surfista quedó con la influencer para ponerle »los puntos sobre las íes y terminar con todo». Pero claro, no fue fácil. »Tú decidiste tener una cuenta en Instagram para la nena y te pido que lo borres ahora mismo, que se ella la que dedica hacérselo cuando considere y sea mayor. (…)» le dijo Jonathan a Yoli, que estaba descompuesta.

Yoli borró el Instagram dedicado a la pequeña Valeria, pero aprovechaba cualquier momento para sacarla en su canal de mtmad o en su propio Instagram (@loveyolii_). Algo que enfadó mucho a Jonathan que puso punto y final a la sobreexposición que sufría su hija y dio un ultimátum a su expareja. Desde ese momento y hasta día de hoy, Yoli no ha vuelto a sacar a la niña en Instagram, al menos, no su cara.

  • Alucina con LoveYoli, la influencer más criticada del momento

Siguiente: La gota que ha colmado la comprensión de Jonathan