La actriz Sandra Bullock tuvo la oportunidad de salir de las películas de comedia para incursionar en el drama. Justo cuando protagoniza, The Blind Side, considerada su cinta de transición, ocurre lo que nadie se esperaba, gana un Óscar. Una película basada en la vida real.

Estábamos acostumbrados a verla en largometrajes como “Miss Simpatía” o “La Proposición” que para nada son malas producciones, solo que la industria del cine no parece valorarlas tanto como los espectadores.

Cuando fijamos nuestra mirada en Sandra Bullock, pareciera que ella no sabe lo buena actriz que es. Su rostro posee gestos tan reales que es capaz de interesar al público solo con imágenes de ella en un plano cerrado. Ha logrado capturar la esencia del ser humano y la ha trasladado a cada uno de sus personajes.

Comedia o drama

Sandra Bullock frente a las cámaras

La actriz del film “La Proposición” tiene versatilidad para abordar tanto la comedia como el drama. Lo curioso que para el público no es fácil encasillarla en algunos de esos géneros, por la sencilla razón, que en ambos se desempeña con mucha naturalidad.

Ha luchado sin parar para brillar en la industria del cine que es tan difícil. Tenía 30 años cuando ingresa al gremio de celebridades, que para Hollywood, es muy tarde. No obstante, hemos visto mucho de Sandra desde ese entonces.