La vida está llena de historias y biografías curiosas e impactantes. Y hay muchas celebridades y personajes reconocidos como Jordi Cruz que nadie podría imaginar determinados pasados. El caso del cocinero catalán merece espacio aparte porque, resumiendo, hablamos de una persona que posee cinco estrellas Michelín pero que comenzó siendo delincuente. Ahora profundizamos en la historia.

Quién diría que una persona tan seria y estricta, como podemos ver cada semana en Masterchef, no sólo en las valoraciones sino en cómo se dirige a los concursantes, tuvo un perfil tan alejado de lo que es actualmente. Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nájera y Jordi Cruz, han pasado del reconocimiento en el mundo laboral gastronómico a ser unos de los rostros más visibles de la televisión, pero el caso de Jordi se lleva la palma y ha sido portada de numerosas revistas.

Jordi Cruz, reservado de su vida privada

Chester Jordi Cruz

Al margen de su imagen de chico serio en incluso algo seco, siempre ha procurado separar su faceta culinaria del resto de su vida. Es muy celoso de su intimidad y le incomoda hablar de esos temas, pero en programas como Chester o En mi casa o en la tuya logramos conocer al verdadero y completo Jordi y saber más de su vida. Y la verdad, sorprendió a todos con su pasado, propio casi de una película sobre superación.

El manresano era el más pequeño de 6 hermanos de una familia humilde. La falta de recursos y el querer destacar para paliar lo de ser el más pequeño de la familia y el que menos pintaba, hizo que se empezara a meter en líos. Sigue leyendo y te contamos qué pasó.