miércoles, 21 abril 2021 14:26

Carmen Martínez-Bordiú vs. Isabel Preysler: dos amigas muy diferentes con una vida emocional muy parecida

Carmen Martínez-Bordiú acaba de cumplir 70 años, y su gran amiga Isabel Preysler lo hizo el pasado 18 de febrero. Ambas celebran sus bien llevados setenta años y una larga relación de amistad sin apenas baches. Las dos amigas, que en muchas cosas no tienen nada que ver, en muchas otras son muy parecidas. Conocen los mayores secretos, la una de la otra y de ahí nunca saldrá…

La vida de las dos ha tenido muchos paralelismos, teniendo Isabel y Carmen unos ideales muy distintos. Son las reinas de la prensa rosa, del papel cuché tan valorado, y han hecho de ella su fórmula de vida. Incluso han protagonizado portadas juntas. Han conseguido captar un interés mediático que crece año tras año. Son incombustibles y tienen la fórmula mágica de estar en el candelero, que no en el candelabro de Sofía Mazagatos, desde que eran unas adolescentes. ¿Hasta que punto sus vidas se parecen? ¿Hasta qué punto se diferencian? Si quieres saberlo, te lo contamos todo a continuación.

Unas amigas muy diferentes en esencia, pero con una vida emocional muy parecida

isabel-preysler-y-carmencita-martinez-bordiu_02541dec_1000x704

> Tanto la Reina de Corazones, y la eterna Carmencita, fueron vecinas en un lujoso edifico en la calle San Francisco de Sales, durante su primer matrimonio y allí fue donde nació su amistad. Especialmente en las ausencias del cantante Julio Iglesias. La nietísima se convirtió en el mejor paño de lágrimas para la filipina mientras las infidelidades del reputado artista, crecían y crecían. Ambas se casaron muy jóvenes buscando una forma de salir del seno familiar de una forma digna y decente para la época. Isabel se había quedado embarazada y era lo que tocaba, y Carmen casándose huía del férreo control de su padre, que siempre trató de mantenerla a raya.

Pero la vida de ambas antes de ese momento era muy diferente. Isabel venía de Filipinas, país donde nació y del que sus padres la “echaron” por una trastada por amor que cometió. La mandaron a España y allí fue conde Julio Iglesias se enamoró de ella en una fiesta y puso su vida patas arriba. En cambio, en el caso de Carmen todo es muy distinto. Si Isabel tardó casi veinte años en ser alguien conocido, la nietísima ya nació siendo portada en todas las revistas. Es lo que pasa cuando eres la nieta del dictador Francisco Franco. Dos vidas muy diferentes que se juntaron por una bonita y larga amistad.

Durante los años en los que eran vecinas, aprovechaban las ausencias de sus maridos para campear juntas y disfrutar de la vida. A la nieta de Franco nunca le importó lo que se dijera de ella. En cambio, a Isabel, siempre le ha dado muchas vueltas al que dirán. Pero ambas se desenamoran con la misma facilidad que se enamoran y las dos van dejando a sus maridos a medida que encuentran una nueva ilusión. Eso si, ninguna ha mantenido vidas paralelas más allá del tiempo necesario para afianzar su nuevo noviazgo. Sigue leyendo y te contamos como fue la vida sentimental de cada una.

Siguiente: Carmen Martínez-Bordiú e Isabel Preysler y su paralelismo en el amor