comscore
jueves, 8 diciembre 2022 10:48

Kiko Rivera, un cumpleaños infeliz marcado por la guerra con su madre

Kiko Rivera cumple 37 años, y lo hace en uno de los momentos más duros de su vida. Y es que este año, el dj no contará con la felicitación que más le importa, la de su madre. A estas alturas, es muy consciente de que es muy poco probable que Isabel Pantoja vaya a llamar a su puerta.

Además, debido a las restricciones asociadas con la pandemia, tampoco hay lugar para fiestas  o celebraciones. Aunque, viendo el estado anímico en el que tanto Kiko como su esposa Irene se encuentran, está de más pensar siquiera en ello. Así, alejado de amigos, de su madre e incluso con proyectos profesionales aplazados, el hijo de Isabel Pantoja pasará uno de sus cumpleaños más solitarios y tristes.

Sin embargo, y por suerte, cuenta con la fortuna de poder disfrutar al menos de sus dos hijas, Ana y Carlota, que son la alegría de su vida.

El cumpleaños más amargo de Kiko Rivera

kiko rivera 1 Kiko Rivera, un cumpleaños infeliz marcado por la guerra con su madre

> Cuando Kiko Rivera sople las velas este año, quizás pida volver atrás en el tiempo para no haber hecho en su momento la ya famosa ‘Herencia Envenenada’. Algo, que puede haber destruido la relación con su madre, Isabel Pantoja, para siempre. Y es que a estas alturas, la tonadillera no puede ni ver a su ‘pequeño del alma’, y mucho menos tendrá ganas de felicitarle en este día tan especial.

Sin embargo, no era igual en 1984, ya que su nacimiento se convirtió en uno de los acontecimientos del año. Hijo de una de las cantantes más famosas del momento y de uno de los toreros más aclamados, Francisco Paquirri, desde un inicio su vida estuvo marcada por la tragedia. El pequeño ‘Paquirrin’, como empezaron a apodarle los medios con cariño, perdía a su padre con tan solo cuatro meses. Un padre al que jamás llegó a conocer, pero al que aprendió a querer y por cuya herencia lucha a día de hoy.

Sin embargo, y a pesar de todo, Kiko creció feliz a la sombra de una madre famosa, que según él siempre fue más artista que otra cosa. «Isabel Pantoja es dos personas diferentes, porque como artista es intachable, pero como madre no ha sabido estar a la altura», es una de las incendiarias declaraciones que ha llegado a hacer en estos últimos meses. De pronto, al dj se le caía esa madre que tanto idolatraba y descubría a una mujer ambiciosa capaz de robarle a su propio hijo. Este año, seguramente será el primero en que Isabel Pantoja no felicite a su hijo, y Kiko sienta el dolor, tal y como el mismo dijo hace poco, de «ser huérfano sin serlo».

Siguiente: La felicitación tan esperada que Kiko no recibirá este año