lunes, 19 abril 2021 9:08

Exclusiva: Shaila Dúrcal, Carmen y Antonio Morales, a punto de embolsarse casi 8 millones de euros

La pandemia ha hecho estragos en millones de hogares. La crisis sanitaria y económica está cogiendo límites insospechados. Son muchos los que no pueden escapar a tal situación. Y detrás también hay muchos rostros conocidos, como Antonio Morales de las Heras, hijo de Rocío Dúrcal y de Junior. Aunque, como verás, no es uno de los grandes perjudicados de esta gran crisis porque Shaila Dúrcal, Carmen y Antonio Morales, están a punto de embolsarse casi 8 millones de € por contra.

Tal y como ha podido saber Cotilleo.es en exclusiva, la empresa Frisbee a nombre del hijo menos conocido de los artistas habría llevado a concurso de acreedores, notificándolo el 19 de noviembre. La sociedad se resolvió por “por inexistencia de bienes”, según documentos oficiales.

La baja de la sociedad es firme y se ha notificado en el Borme, en el boletín del mismo, este mismo martes.

El hijo de la famosa cantante de rancheras y el músico y cantante, quiso vivir su vida algo más alejado del foco mediático. Pero Antonio Morales no es tan desconocido para parte del público. Antiguamente cuando se hacía otro tipo de corazón y las estrellas eran estrellas, Rocío Dúrcal y Junior posaban con sus hijos como lo hacía Isabel Preysler, Lola Flores, Rocío Jurado y otras muchas figuras.  Además, durante su infancia formó dúo con su hermana Carmen Morales y crearon el grupo de música Regaliz. Su canción Sopa de amor era un hit entre el público infantil de la época.

Antonio Morales de cantar con Hombres G, al cierre de sus negocios de restauración

antonio-morales-carmen morales herencia envenenada a repartir ya

> Eran tan famosos que hasta tuvieron al grupo Hombres G de figurantes, poniéndoles la música en RTVE. Corría el año 1982. Esa aventura se terminó, Carmen Morales se dedicó más a su profesión como actriz y sería la pequeña Shaila  Dúrcal, la que seguiría los pasos de la gran cantante de rancheras. El éxito de madre e hija las llevaría a ser unas divas al otro lado del charco y en especial en México.

Desde que terminara sus estudios, Antonio Fernando Morales, se dedicaba a los negocios y en especial a la restauración. Feliz con la creación de Frisbee, ha tenido que ver como echar el cierre por culpa de la pandemia.
Antonio Morales se centraba en abrir unos restaurantes con servicio para llevar y para organizar eventos. En su crecimiento llegó a tener cuatro locales. Eran unas especie de pubs muy completos, donde se podía comer y cenar. Tres en Madrid y uno en Boadilla en la Avenida Condesa de Chinchón, 107. En la capital los restaurantes estaban ubicados en la famosa calle Fernández de la Hoz, 42; en la Avenida de Pablo Iglesias, 95; y en la calle Santa Leonor, 65.
Una curiosidad es que Rocío Dúrcal siempre estaba muy presente en su vida. La sede social estaba sita en la calle Rocío Dúrcal, un dirección muy conocida para la familiar.
Frisbee contaba con un capital de 3.000 euros en el momento del cierre. Ya en mayo intentaban cerrarla. Como muchos empresarios, estos negocios entran en concurso de acreedores e implicará una deuda. Lo curioso, no es que llegue a concurso de acreedores, sino la no intención de no salvarla debido a la gran herencia que tuvo de sus padres y por la que batalló en los juzgados… Y por lo que va a percibir en breve. Sigue leyendo que te vas a enterar de todo.

Siguiente: Carmen y Antonio Morales dispuestos a luchar por millones de euros