Por todos es sabido que la reina Letizia roza la obsesión cuando hablamos de la educación de sus hijas. Lo que no esperaba la asturiana es que estas desmedidas reglas que tienen que seguir Leonor y Sofía podrían volverse contra ella. Su control ha sobrepasado todos los límites y esto puede suponer una grave crisis en su matrimonio con Felipe VI.

La revolución de la monarquía

Felipe Letizia anuncio compromiso

> Estábamos acostumbrados a verla en la pequeña pantalla, pero no conocimos a la verdadera Letizia Ortiz hasta que apareció por primera vez al lado de Felipe de Borbón. En esta primera toma de contacto supimos que estábamos ante una mujer con un fuerte temperamento. Tanto, que en su presentación oficial como nuevo miembro de la familia real fue capaz de saltarse el protocolo. Cabe recordar que mandó callar al heredero al trono delante de la prensa, que no daba crédito a lo que estaba sucediendo. Pero eso fue solo el comienzo de una historia en la que se ha puesto por voluntad propia en el punto de mira en diversas ocasiones.

Su parte más exigente la hemos visto a raíz de ser madre. El nacimiento de la princesa Leonor y la infanta Sofía, ha hecho que su carácter perfeccionista y controlador sobrepase todos los límites establecidos. Letizia vigila cada movimiento de las menores, a las que impone unas estrictas normas que incluso afectan a los niños y niñas que las rodean. Sigue leyendo para situarnos en el momento que la Reina llegó al temido punto de no retorno.

Siguiente: El origen de su obsesión