La presentadora tuvo que abandonar su programa de forma repentina al enterarse de que su hermana había sufrido un infarto. Desde entonces no se ha pronunciado al respecto, pero según sus últimas palabras, parece que le costará superar un golpe tan duro como este.

Susana Griso regresó a Espejo Público al poco tiempo del funeral de su hermana.

Susana Griso está pasando por uno de los peores momentos de su vida. Su hermana mayor perdía la vida a finales de junio tras sufrir un infarto. La presentadora tuvo que abandonar Espejo Público en directo tras enterarse de la noticia, pero no tardó mucho tiempo en volver.

Haciendo gala de su profesionalidad, Griso se colocó de nuevo al pie del cañón después del funeral y siguió presentando su matinal como si nada. Susana no hizo ni un solo comentario al respecto, salvo su agradecimiento a Miguel Ángel Revilla tras el pésame de este.

Un golpe que le costará superar

Susana Griso publicó en Instagram una fotografía de su hermana y le dedicó un precioso texto.

Donde sí tuvo unas palabras de afecto fue en su cuenta de Instagram. Griso publicó una fotografía de su hermana junto a un precioso texto que ya vaticinaba lo mucho que le costará seguir adelante y superar la muerte de su ser querido.

“Me he pasado muchos días en shock y sin hacerme a la idea de que la había perdido”, confesaba Griso a Semana. La periodista teme que lo peor llegará cuando coja sus vacaciones de verano porque es cuando más tiempo pasaba con ella. “Será cuando lo vaya encajando”, apuntó a la misma publicación.