No ha sido fácil para Letizia Ortiz convertirse en reina consorte. Nada más llegar a Zarzuela, tuvo que lidiar con las primeras espinas. No la recibieron bien. Don Juan Carlos demostró su descontento en forma de desplantes y humillaciones. La infanta Elena imitaría a su padre. Fueron años difíciles en los que doña Letizia aguantó únicamente apoyada por don Felipe. El peor momento llegaría cuando la acusaron de tener un amigo especial. Aquello hizo que la pareja entrara en una crisis que a punto estuvo de acabar en divorcio. Hay muchas historias que no se conocen sobre el duro ascenso de la periodista a reina y que te contamos a continuación.

Felipe pone contra la pared a Letizia

> Llegó un momento en que Letizia empezó a causar problemas a la Corona. Siempre fue una autodidacta y no quiso la ayuda que le ofrecieron para aprender a desenvolverse en su nueva vida. Todo esto puse en jaque a Casa Real. Se hablaba abiertamente de que la esposa de don Felipe priorizaba su vida privada sobre la pública. Nada que ver con lo que creía y practicaba doña Sofía, que siempre ha manifestado que se trata de un trabajo que no tiene horario.

La cuestión es que la princesa no quería ceder y lanzó un órdago: no cesaría sus actividades privadas. Además, manifestó que no deseaba volver a pisar Palma. Ese verano, se materializó la crisis matrimonial ante todos. Doña Letizia abandonó Marivent sola y puso rumbo a Madrid. Para entonces, ya había consultado con un abogado para saber qué hacer en caso de que del divorcio fuera adelante. Lo que escuchó hizo que se derrumbara.

Siguiente: Letizia, obligada a romper con un amigo especial