Hace quince años, don Felipe y doña Letizia se casaron. El enlace despertó gran expectación, sobre todo, por la novia. Periodista y divorciada, la elección del príncipe provocó un cisma en Zarzuela. A don Juan Carlos y a doña Sofía no les quedó más remedio que tragar ante la amenaza de su hijo de renunciar al trono. Mucho ha llovido desde entonces. Es la historia de un cuento de hadas que acabó en tragedia.

Novia a la fuga

> La primera persona que supo la realidad de Letizia Ortiz fue don Juan Carlos. Le llegaron informes sobre la periodista con quien su hijo estaba saliendo. Lo que leyó no le gustó. Periodista, divorciada y con un hecho a sus espaldas que le hizo sospechar que era más cerebral que sentimental. A don Juan Carlos no le quedó más remedio que tragar dado que su hijo, que ya había renunciado en varias ocasiones al amor por la corona, amenazó con renunciar al trono.

Los preparativos para la boda fueron complicados. De hecho, doña Letizia amenazó con no casarse. Todo empezó con una discusión entre los novios en el avión que les llevó de Madrid a Barcelona. Al llegar al taller de Pertegaz, la periodista estalló. Entró en una crisis de ansiedad y no hubo forma de que se calmara. Se decidió el traslado al Palacete Albéniz. Pero la cosa no acabó aquí.

Siguiente: La gran discusión entre Felipe y Letizia