Buenas noticias para Mediaset. Todavía no ha terminado la actual edición de Supervivientes, donde la Pantoja ha regalado audiencias de escándalo, cuando Paolo Vasile debe estar frotándose las manos pensando en el nuevo ofrecimiento de Isabel para participar en un nuevo reality de la cadena. Ocurría en la última gala de Supervivientes, en la que ella era la auténtica protagonista de la noche tras su llegada a España con motivo de su reciente abandono del concurso por problemas de salud. 

En un momento de la entrevista, justo después de una de las publicidades, Jorge Javier Vázquez anunciaba una de las sorpresas de la noche: “Yo no puedo ocultar algo que ha ocurrido en este plató justo en este momento. Acaba de entrar la Pantoja con Manuela, una de las regidoras, y entonces me ha dicho Manuela: ‘fíjate, que ahora dice Gran HermanoGran Hermano VIP’, y yo le he dicho: ‘no, no, lo que tenemos que hacer es entrar tú y yo en Gran Hermano Dúo”.

Jorge bromeaba al respecto y le dijo a Isabel: “Yo no tengo nada que hacer de enero a marzo del año que viene. ¿Y tú?”. “Entrar contigo a Gran Hermano Dúo”, era la réplica de la artista.

¿Veremos de verdad a Jorge Javier Vázquez e Isabel Pantoja conviviendo junto a otros famosos en la casa de Guadalix de la Sierra? Habrá que esperar unos meses para comprobarlo, pero con tan sólo pensar en ello, muchos de los fans del reality estarán fantaseando con la mera idea.

El motivo de la enemistad de Isabel Pantoja y Jorge Javier Vázquez

Ante la proposición de Jorge Javier a Isabel de entrar en Gran Hermano Dúo, la tonadillera le respondía al presentador estrella de Mediaset con un apretón de manos. “No te rajes”, eran sus palabras. “No, no. Yo entro”, le contestaba Jorge. “Además, ten en cuenta que en Gran Hermano Dúo entran parejas que tienen algo que resolver: ‘nosotros’”, añadía. Pero, ¿cuál es el verdadero problema que han tenido Isabel y Jorge en los últimos años? 

Hubo un día en el que los dos se convirtieron en mejores amigos por siempre jamás y el culmen de su buenrollismo se escenificaba en las Campanadas de 2011, que presentaron los dos desde la Puerta de Sol junto a Kiko Rivera. Aunque a partir de entonces, la amistad de los dos se rompía de forma estrepitosa.

El primer momento de su amistad se remonta al año 2003, cuando se conocieron en en plató de Sabor a ti, en el que Jorge Javier le regaló a Isabel una perrita, a la que la cantante puso el nombre de Sisi. Después la relación se enfrió entre ambos, ya que llegó el Tomate, presentado por Jorge Javier y Carmen Alcayde, y aquella era la época en la que Isabel salía con Julián Muñoz, por lo que las bromas y comentarios jocosos sobre su noviazgo estaban a la orden del día.

La brutal respuesta de Jorge Javier

Todo se resolvía entre ellos en 2011, cuando Isabel Pantoja accedía a ir al plató de Supervivientes para recibir a su hijo Kiko, Rivera. Tras ello, llegó el periodo carcelario de la tonadillera y parece que ambos se fueron distanciando. No obstante, fue cuando salió de la cárcel cuando todo estalló tras una entrevista que Isabel concedía en El Hormiguero. Ella habló de su perrita y dijo “que la amaba a pesar de venir de donde vino”.

La contestación de Jorge Javier no se hacía esperar en el plató de Sálvame en 2017: “¿De dónde vengo yo? Yo vengo de trabajar, usted viene de la cárcel, del trullo, del talego, que parece que viene de unas vacaciones de playa y le ha llovido, no señora, viene de la cárcel y en la cárcel a una no la meten porque desafine”, dijo en aquella intervención el presentador. “Me utilizó, me utilizó y una vez que no le sirvo me da una patada y me envía a la mierda, prefiero estar en la mierda que a su lado”, añadía también.

Sea como fuere, pasara lo que pasara entre ellos, ambos parecen haber enterrado definitivamente el hacha de guerra y la tónica general de la última entrevista fue el buen entendimiento y la complicidad que reinó entre entrevistador y entrevistada. Lo que no sabemos es cómo se llevarán cuando estén encerrados en la misma casa, tres meses, durante las 24 horas del día. Y viendo los antecedentes de Isabel en Honduras, cualquier cosa puede pasar. El morbo está servido.