Era la relación más sorprendente de los últimos tiempos. Las fotografías de la velada romántica de Alba Carrillo y Courtois dieron la vuelta al mundo del corazón. Sin embargo, a pesar de que la colaboradora de Ya Es Mediodía haya asegurado que está feliz y que su romance se consolida, Cotilleo.es publica, en exclusiva, las primeras declaraciones del futbolista que no dejan en muy buen lugar a Alba.

Las primeras declaraciones de Courtois fueron obtenidas a la salida del colegio en el que estudia su hija. Como un padre más, el futbolista recogió a la menor y tuvo palabras con el fotógrafo de la agencia que nos vende esta información. El futbolista asegura que entre él y Alba no hay vinculación sentimental alguna.

Se confiesa sobrepasado con los últimos acontecimientos y más si cabe con la persecución mediática a la que se ha visto sometido desde que la revista Semana llevara su encuentro con la modelo en la portada. Categórico y convicente, Courtois afirma que: “no somos novios ni lo vamos a ser, porque esto me está sobre pasando, y no podía imaginar que esto fuera así. He quedado dos veces con Alba, he ido a su casa, ella ha venido una vez a la mía, y luego fui una noche a cenar que es cuando nos hicieron las fotografías, pero nada más. Visto lo visto, no creo que vuelvas a vernos juntos”

Enfrentamiento con un fotógrafo

En las últimas horas se habla, además, acerca de un encontronazo y agresión que el guardameta tuvo con un fotógrafo a la salida del centro escolar en el que estudia su hija. Cotilleo.es ha podido saber que si bien es cierto que hubo un enfrentamiento entre un paparazzi y el futbolista, no hubo agresión física. Es verdad que, en el fragor de la persecución, Courtois arrojó un objeto sobre el vehículo del fotógrafo que impactó contra la luna del mismo.

Sin embargo, Courtois no se dio a la fuga como se ha explicado. Tras comprobar que el impacto había ocasionado daños importantes, pidió disculpas e intentó llegar a un acuerdo con el fotógrafo que no ha ratificado la denuncia ante la Guardia Civil después de que un dispositivo de la Benemérita se personara en las inmediaciones del colegio debido a la alta temperatura que había adquirido el encontronazo.