El mito de Marisol se forjó a base de lágrimas e interminables sesiones de trabajo. La malagueña no tuvo infancia, se la robaron. A sus padres apenas los veía. Cuando su madre iba a visitarla a casa de los Goyanes, dormía en la habitación del servicio. Ganó mucho dinero pero, al igual que otros niños prodigio, solo recibió las migajas. Tras su matrimonio con el hijo de su descubridor, Carlos Goyanes, recobró las riendas de su vida y desapareció. ¿Dónde está Marisol? ¿Qué ha sido de ella? Desvelamos el misterio que se esconde tras la retirada de la niña prodigio que encandiló a todo un país.

Marisol, infancia robada

> Pepa Flores era muy  pequeña cuando empezó a cantar para aportar dinero a casa. La suya era una familia muy pobre. Para entonces, la niña encandilaba a todo aquel que la veía por su belleza y desparpajo artístico. Carlos Goyanes la descubrió y ofreció un contrato a sus padres, que firmaron. A partir de ese momento, nació Marisol, la estrella rubia y feliz que enamoró a todo un país. Su éxito en taquilla fue brutal. Arrasaba en cine, televisión o en la música. Todo lo que tocaba, se convertía en oro. Ganancias millonarias de las que le quedó muy poco. Una circunstancia que la acerca a otros niños prodigio que llegaron a la edad adulta con apenas liquidez.

Llegó un día en que Marisol se hizo adulta y empezó a pensar por sí misma. Vio que estaba manejada y nacieron las ansias de tomar las riendas de su vida. Para entonces, su línea sentimental estaba unida a la de Carlos Goyanes, con quien se casó. No funcionó. En aquella unión pesaba más el cariño y la amistad que la pasión y el enamoramiento. Posteriormente, conocería a uno de sus grandes amores, Antonio Gades, padre de sus tres hijas.

Siguiente: El misterio que esconde la retirada de Marisol