Bertín Osborne siempre es noticia. Hace muchos años que echó a andar en el mundo artístico y es uno de los cantantes más reconocidos. Goza del cariño del público. Tanta fama también tiene sus inconvenientes. Y es que hay quien se pregunta sobre una inquietante circunstancia que afectaría a la vida privada del andaluz. ¿De qué se trata? Te lo contamos todo a continuación.

La familia es lo primero para Bertín

> Los años han hecho que Bertín se vuelva mucho más familiar. Él mismo ha reconocido que durante su juventud se bebió la vida a grandes sorbos. De hecho, ha afirmado que si se hubiera casado con su primera esposa a una edad más madura, la separación no se habría producido. En la actualidad, Osborne goza de un matrimonio estable junto a Fabiola Martínez. Están muy felices y compenetrados. A propósito de infidelidades, el artista lo niega tajantemente: “Con Fabiola jamás he sentido la necesidad de ser infiel”.

Si algo une al matrimonio, además del amor, son los dos hijos que tienen en común. Kike se ha convertido en el centro de su universo. Nació con una enfermedad que afecta su crecimiento y desarrollo. De ahí que la pareja esté muy pendiente. En el caso de Fabiola ha priorizado a Kike por encima de todo. A diario, el hijo mayor del matrimonio recibe largas sesiones de fisioterapia y otros cuidados. Eso hizo que los padres de Fabiola abandonaran Venezuela para instalarse en casa del matrimonio. Son de gran ayuda y en ellos pueden apoyarse Bertín y su mujer cuando necesitan un respiro.

Siguiente: Los hijos secretos de Bertín