Bertín Osborne

Tanto Bertín Osborne como su mujer Fabiola han sido totalmente sinceros a la hora de hablar de su hijo Kike. Sufrió problemas cerebrales al nacer y eso ha conllevado a vivir en una lucha constante que aseguran, es muy duro. La pareja ha querido contar con pelos y señales los problemas que superan día a día aunque aseguran que ahora, es una etapa de felicidad.

Unidos por el amor y la lucha

> Bertín Osborne y Fabiola se conocieron hace ya 19 años. Ambos tardaron unos años más en hacer oficial su relación. Los miedos de la venezolana por oficializar su relación eran evidentes. La fama de mujeriego del andaluz le perseguían todavía. “Cuando lo conocí, le precedía la fama de conquistador y era difícil tomarse en serio una relación con él. ¿Qué podías esperar de un hombre así? Pero, desde el primer día hubo química entre nosotros y me quedé “pillada”. Lo curioso es que no volvimos a vernos durante un año. El reencuentro fue definitivo. Empezamos a salir con un poquito de miedo, pero las dudas dieron paso al amor… y hasta hoy”, confesó Fabiola hace unos años.

Aunque muchos fueron los rumores, ellos han demostrado que se quieren más que a nada en este mundo. Juntos han formado una bonita familia. Tienen dos hijos en común, Kike y Carlos, de quienes disfrutan todo lo que pueden. Ambos han tenido que hacer frente a muchas adversidades. Kike sufrió varios daños cerebrales durante su nacimiento. Esto les ha unido más y ha hecho que luchen juntos por superar todas las adversidades. En exclusiva, la pareja ha contado sus mayores miedos.

Siguiente: La sinceridad de Fabiola