comscore
miércoles, 17 abril 2024

Felipe VI se convierte en agente inmobiliario de un amigo 

En los albores de la década de 1970, cuando Felipe VI era aún un niño, la exclusiva urbanización de Puerta de Hierro, anidada al noroeste de la bulliciosa capital española, Madrid, emergió como un enclave de distinción para la élite madrileña. Sus calles, donde convergen majestuosas mansiones y discretas residencias, ofrecen un escenario donde la opulencia y la serenidad coexisten en perfecta armonía. 

Abuelos de Felipe VI

En este paisaje impregnado de historia y prestigio, destaca la emblemática Villa Giralda, erigida en la calle Guisando, hogar que albergó a los condes de Barcelona, padres de la infanta Pilar, abuelos de Felipe VI, tras su retorno de Estoril. Entre los distinguidos vecinos que han hecho de Puerta de Hierro su hogar, se encuentran nombres como Isabel Preysler y los Villar Mir, quienes han conferido a este lugar una reputación casi legendaria, sinónimo de prosperidad y estatus financiero. 

Villa Giralda

En una parcela adquirida en 1967, Luis Gómez-Acebo y su esposa, Pilar de Borbón, erigieron una residencia de tres plantas, que abrazaba el confort y la elegancia en sus más de 600 metros cuadrados de construcción. Aunque el esplendor de su jardín parece atenuado con el tiempo, con persianas entreabiertas y fachadas desgastadas, la casa conserva su encanto, custodiada por la emblemática garita de seguridad que ha presenciado el trasiego de los paparazzi de Madrid.