comscore

Cristina Tárrega y su loca explicación sobre los anillos de casado 

Durante la entrega de credenciales de los embajadores españoles en la que estuvieron presentes tanto el rey Felipe VI como la reina Letizia, el ministro de Exteriores José Manuel Albares y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sucedió un hecho curioso del que la colaboradora Cristina Tárrega habló en el programa de Telecinco de mediodía Vamos a ver más

El caso es que durante el pasamanos a los Reyes se dieron dos circunstancias curiosas: una de ellas fue que el embajador de Irán solo saludó al rey y pasó de largo de la reina Letizia. Este hecho no es la primera vez que sucede ya que en este tipo de países y de religiones tan de tan fuertes convicciones, los hombres tienen prohibido tocar a las mujeres en público por lo que la reina Letizia se quedó impertérrita mirando cómo el embajador saludaba a su marido Felipe VI y pasaba de largo ante su mirada. 

En ese mismo besamanos a la reina Letizia se le cayó una pulsera de brillantes y zafiros y en el momento en el que uno de los ayudantes de la Casa Real iba a recogerla, Letizia se agachó cogió la pulsera y siguió haciendo su trabajo saludando a los diferentes embajadores que presentaban ese día sus credenciales en el Palacio Real. Al ser ya el final del evento Letizia intentó colocarse ella sola la pulsera, pero al no poder hacerlo, pidió ayuda a Felipe VI que en ese momento se brindó a ayudarla y a colocarle el abalorio en su mano. 

reina letizia

En el programa de Telecinco Vamos a ver trataron este tema y la conversación derivó en que los colaboradores se preguntaban unos a otros qué harían con los anillos de casado y otros elementos accesorios que se suelen regalar durante el tiempo de noviazgo o de matrimonio.

Los anillos de casado fueron un tema controvertido, ya que muchos colaboradores comentaban que, tras terminar el matrimonio por motivos de divorcio, lo mejor era no volverse a ponerlos para no recordar a la pareja que se ha dejado. Otros colaboradores defendían la idea de que son accesorios de mucha calidad muy bonitos y que en las manos de hombres y mujeres quedan bien incluso aunque la pareja no siga unida, como fue el caso de Cristina Tárrega que aportó una idea más.