comscore

La Infanta Elena, perdida al descubrir lo último que ha hecho Froilán: nuevos problemas

La infanta Elena ha intentado que su hijo esté apartado del ruido mediático una larga temporada, el tiempo suficiente para que pase la tormenta y los medios de comunicación dejen de informar sobre la vida privada del joven. Froilán no está atravesando un buen momento en lo que a estabilidad se refiere y cada vez son más los que aseguran que el sobrino del rey Felipe lleva una vida bastante complicada. Las últimas informaciones son muy claras y no dejan en buen lugar al aristócrata. Es el cuarto de la línea de sucesión y tendría que tener una responsabilidad que no está dispuesto a ejercer. Los periodistas son muy duros con él porque su comportamiento con la prensa no es bueno, aunque en eso también tiene mucho que ver su madre.

El programa Socialité emitió unas imágenes desafortunadas de la Infanta Elena exigiendo a un reportero que le tratase de doña. No se dirigió al periodista usando buenos términos. En Telecinco explicaron que la infanta solamente se muestra amable con los medios cuando participa en algún evento taurino. En la ocasión mencionaba anteriormente estaba en una fiesta relacionada con el mundo de los caballos y desde su punto de vista consideró que no tenía que responder a ninguna pregunta. La cuestión es que usó un tono demasiado tajante y fue muy dura con el reportero que se acercó a ella amablemente para saber cómo se encontraba. ¿Habrá aprendido Froilán de los malos modos de su madre?

Froilán está descontrolado y la infanta no puede hacer más

Froilán
Froilán en una plaza de toros

>La Infanta Elena sigue guardando silencio sobre el último escándalo protagonizado por Froilán. La hermana de Felipe VI prefiere mantenerse al margen de la polémica desatada tras el desalojo de su hijo de un after ilegal a las 9 de la mañana por parte de la Policía Municipal. En Cotilleo.es hemos investigado. Sabemos que su entorno desliza que no piensa pronunciarse sobre el asunto. Tiene demasiadas cosas que perder. Tampoco quiere tener enfrentamientos con su hermano. Felipe le ha pedido que guarde las formar y que se mantenga en un segundo plano.

La estrategia de la Duquesa de Lugo es dejar que el tema muera con el paso del tiempo. También quiere que la marcha de Froilán a Abu Dabi calme las aguas y la controversia generada por sus salidas nocturnas. En los últimos meses se ha visto inmerso no solo en el desalojo de un after ilegal, sino también en una pelea con navajas a las puertas de un local en Madrid. Sin olvidar el tiroteo en una discoteca en Marbella en la que él estaba con sus amigos.

Sin embargo, y a pesar de su silencio sepulcral, es innegable que el tema está pasando factura a Doña Elena. Cansada de la presencia de cámaras a las puertas de su casa y de su puesto de trabajo, ha reaccionado con un significativo gesto de negación con la cabeza que refleja su hartazgo por las preguntas sobre Froilán. Han asegurado que está completamente hundida. Piensa que los escándalos de su hijo están ensuciando su reputación. Hecho que coincide en el tiempo con el renacer de la infanta Cristina. Estudiando las últimas noticias, hemos reparado en algo: Cristina tiene mejor fama que su hermana, a pesar de sus problemas con la justicia.

Las diferencias entre los hijos de las infantas

La Infanta Elena, perdida al descubrir lo último que ha hecho Froilán: nuevos problemas
La infanta Elena con su hija y la infanta Cristina

>La infanta Cristina ha protagonizado grandes escándalos en el pasado y todos pensábamos que no iba a recuperarse de la crisis mediática que atravesó. Le relacionaron con asuntos muy complicados a nivel judicial. Su presencia en las presuntas operaciones ilegales de su marido generó un revuelo que ha estado muchos años en boca de todos. Pero el tiempo pasa y ahora se ha convertido en un rostro completamente alejado de la polémica. Vive fuera de España y solamente visita el país de forma puntual para seguir manteniendo contacto con su familia, pero desde la más estricta distancia. Sus hijos también han ganado mucha popularidad, especialmente Pablo Urdangarin, y el público está muy sorprendido por este suceso.

¿Por qué Victoria Federica y su hermano Froilán se llevan tan mal con la prensa y los hijos de la infanta Cristina tienen tan buena relación? Todo parte del mismo asunto. La infanta Elena nunca ha tenido buena reputación y siempre se ha caracterizado por protagonizar escándalos que han marcado su nombre. Los periodistas que cubren acontecimientos relacionados con la casa real aseguran que Elena nunca ha sido demasiado amable y que siempre se ha visto envuelta en conflictos delicados. Este castigo lo han heredado sus hijos, quienes se atreven a disfrutar de la vida pública y no consciente en responder a ninguna pregunta. Es decir, quieren quedarse con el lado bueno de la fama, especialmente Victoria Federica.

La sobrina del rey quiere ser influencer y trabajar con las marcas más glamurosas del mundo. No se da cuenta que salir en la portada de una revista, como ha salido de forma voluntaria y remunerada en varias ocasiones, genera consecuencias. El dinero que le pagan por posar no solamente se lo pagan por posar, también por aguantar a los periodistas que quieran comentar con ella el reportaje que haya vendido. La infanta Elena le ha pedido que abandone su carrera en las redes sociales. Es cierto que los escándalos que protagoniza son muy diferentes a los de Froilán, pero también son más llamativos e incluso causan más indignación. Victoria Federica si ha decidido cobrar dinero y participar activamente en el mundo de la fama. Atender a los periodistas y a los reporteros con la educación que se merecen forma parte de este trabajo.