comscore
sábado, 4 febrero 2023 13:02

Ya no es tan secreto, te contamos cómo hacer el rebozado de KFC en casa

El «Rey del pollo frito» no es Ramoncín sino KFC, para los amigos, la ya mítica franquicia de Kentucky Fried Chicken, la mayor de pollo frito del mundo. Ellos fueron los inventores de una suerte de rebozado crispy ultra crujiente que nadie había hecho antes pero que a partir de ahora va a poder hacer cualquiera de nosotros en casa. Y es que en las siguientes líneas te vamos a contar cómo puedes hacer la auténtica receta del rebozado KFC, con la que lograrás tener un pollo frito jugoso por dentro y extremadamente crujiente por fuera.

De dónde viene el rebozado de KFC

rebozado de KFC
La primera franquicia autora del rebozado de KFC se abrió en 1952

 La popular KFC es una cadena de restaurantes de comida rápida estadounidense especializada en pollo frito que fundó Harland D. Sanders, que pertenece al grupo Yum! Brands. Con sede en Louisville, cuenta con más de 22.000 restaurantes en 150 países y se encuentra en la segunda posición a nivel de franquicias, por detrás de McDonald’s. El origen del grupo se remonta a 1939, cuando Harland comenzó a preparar pollo crujiente en un restaurante de North Corbin a partir de una receta con once especias y aromas. La primera franquicia se abrió en 1952 en Salt Lake, en Utah.

El momento de freír el pollo

rebozado de KFC
Este es el tono que tiene que tener el pollo cuando lo hayamos pasado por la sartén o freidora

El momento culminante de la receta del rebozado de KFC es precisamente hacer el mismo y pasar luego todas las piezas por el fuego. Para ello, cuando las hayamos pasado por el bol en el que habíamos mezclado la leche y huevo y el rebozado hay que echarlas en una freidora o una sartén profunda repleta de aceite a fuego medio. Para comprobar si está ya listo hay que usar una miga de pan y ver si empieza «a bailar». Cuando lo haga habrá que ir depositando todas las piezas en la sartén y dejarlas en ella durante seis minutos a fuego medio y ocho minutos a fuego bajo o hasta que el pollo quede dorado como el de la imagen.