comscore
miércoles, 17 agosto 2022 13:30

Irene Rosales reaparece lejos de una posible reconciliación con el clan Pantoja

Después de más de un año alejada del foco mediático, la ex colaboradora de Viva la vida, Irene Rosales, reaparece más fuerte y contundente que nunca en una entrevista para Lecturas. La mujer del dj, Kiko Rivera, ofrece unas durísimas declaraciones que no dejan en buen lugar al clan Pantoja. Y es que desde la fuerte polémica con Isabel Pantoja, por la herencia del fallecido torero Paquirri, el matrimonio ha perdido el contacto con la cantante. ¿Llegarán a solucionar sus desavenencias y recuperar el tiempo perdido? Desde Cotilleo.es os lo contamos todo con lujo de detalles.

Irene Rosales dolida con Isa Pantoja

Irene Rosales Isa Pantoja

>Lo cierto es que, en estos últimos tiempos, Isa Pantoja no ha hecho mucho por conservar su relación familiar con kiko Rivera y su cuñada Irene Rosales. Según declaraciones de la nuera de Isabel Pantoja para la revista Lecturas, ahora mismo la relación con la hermana de su marido es inexistente. Pero, a juzgar por su duro testimonio, lejos están de reconciliarse con el clan Pantoja.

¿El detonante del enfrentamiento entre ambas? Unas polémicas declaraciones de Isa Pi en televisión aireando el turbio pasado de su hermano mayor con las drogas. Aunque eso no es todo, puesto que la sevillana ha querido rememorar la desafortunada bofetada de Kiko Rivera a Chabelita. Un percance, que le sirvió a la pequeña de los Pantoja para acusar a su único hermano de «maltratador». Al respecto, Irene Rosales se sincera para Lecturas y confiesa que vivieron momentos muy difíciles en casa, y que Kiko llegó a encerrarse por miedo a las críticas de los demás.

Parece ser, en palabras de Irene, que Isa Pantoja jamás la ha considerado parte de la familia y que ha sido para ella solo la mujer de su hermano. Una complicidad entre las cuñadas que no ha existido desde la llegada de la ex colaboradora de Viva la vida a la familia Pantoja. Para Rosales, la hermana de Kiko siempre ha sido tratada como una más en los momentos más señalados, a diferencia de Chabelita que jamás ha acudido para pedir ayuda en las situaciones más delicadas.

Siguiente: Nada queda de los buenos momentos