sábado, 25 junio 2022 3:53

Ana Boyer ‘de risas’ con Íñigo Onieva mientras acompaña a Fernando Verdasco en el Open de la Comunidad de Madrid

Fernando Verdasco está viviendo unos días de lo más intensos posibles. El tenista se está dejando la piel en la primera edición del Open de la Comunidad de Madrid, un torneo que durará hasta el 17 de abril y que se celebra en el Club de Campo Villa de Madrid y donde hemos podido ver muy bien acompañado. Ana Boyer no ha faltado a la gran cita y mientras está en la capital disfruta de sus hobbies favoritos, algo que comparte con sus seguidores y que ha dado lugar a un divertido momento con su cuñado, Íñigo Onieva. ¡Te lo contamos!

Ana Boyer y su familia política llenan de cariño a Fernando Verdasco durante el Open de Madrid

ana boyer apoyando a fernando verdasco
ANA BOYER APOYA A FERNANDO VERDASCO EN EL OPEN VILLA DE MADRID

>Fernando Verdasco está rodeado de mucho apoyo durante su torneo de tenis. El tenista ha estado en todo momento acompañado por su mujer, Ana Boyer, y sus hijos, pero también de sus hermanas Ana y Sara, su cuñado, Juan Carmona, su padre, José Verdasco, y sus sobrinos. Hemos podido ver cómo Ana Boyer no quita el ojo de encima a su marido en la pista de tenis mientras él se esfuerza en dar lo mejor de sí mismo. Tan enamorados como el primer día, Ana y Fernando forman un matrimonio de lo más romántico, pero sobre todo unido.

A pesar del mal resultado para el madrileño, en estos días la familia al completo ha aprovechado el buen tiempo de Madrid para comer unos bocadillos que se han llevado en la terraza del restaurante del lugar en el que se ha disputado el partido. Mientras que las hermanas de Fernando Verdasco comían en una mesa, el deportista y su padre lo hacían en otra junto a Ana, quién no paraba de sonreír demostrando la buena relación que hay con su familia política, pero no es la única con la que tiene gran conexión. Porque hemos podido ver que la hija pequeña de Isabel Preysler se lleva de maravilla con Íñigo Onieva, el novio de Tamara Falcó. Tanto que ahora se permiten hasta vacilarse el uno al otro.

Siguiente: La broma de Íñigo Onieva que a Ana Boyer le ha encantado