comscore
viernes, 9 diciembre 2022 7:04

Rafa y Luis Medina: Naty Abascal, una madre muy dura y traumatizados de por vida por su padre

Aunque están demostrando que no están nerviosos, como se suele decir, la procesión va por dentro. Naty Abascal Rafa Medina y Luis Medina están más que acostumbrados a estar mirados con lupa y ser objeto de las críticas tanto positivas como negativas. La modelo tiene grandes artes para salir al paso y crecerse ante la adversidad cuando los problemas llaman a tu puerta. Sabe que no se puede esconder.

A lo largo de su vida, el duque de Feria hizo que sus hijos crecieran con el estigma de la Casa de Medinaceli. Tras los grandes problemas, del duque, Naty y él se separarían. Sus grandes problemas hizo que sus hijos tuvieran una niñez y adolescencia muy complicada y difícil de entender en aquellos momentos: «Una ruptura que por su boom mediático fue muy traumática para todos. A mí me dejó marcado para toda la vida», sentenciaba en Vanity el primogénito de la pareja. Tanto él como su hermano Luis vivieron lejos del nido familiar entre fríos internados y estudiando en Estados Unidos.

Rafael Medina, traumatizado: «A mí me dejó marcado para toda la vida»

DL a01886158 002 e1609417998134 Rafa y Luis Medina: Naty Abascal, una madre muy dura y traumatizados de por vida por su padre

Tras su ruptura con el duque de Feria, Naty Abascal, muy inteligente, mandaba a sus hijos lejos, -algo que ellos no entendieron en ese momento- lejos del escándalo y de los paparazzis. «Se esforzó como una negra para sacarnos adelante, aunque era muy dura, muy dura», llegaban a comentar ambos hermanos en esa entrevista. Ella los quería sacar adelante y tenía que trabajar y trabajar, pero es que además, la musa que fue descubierta por Elio Berhanyer a sus 18 años, sabía lo que se venía…

Era mejor, alejar a sus hijos de un entorno salpicado por la corrupción de menores, las idas y venidas de su padre (que fue condenado a 18 años de prisión aunque cumplió 9). Después, la combinación de la fantasía y la realidad, harían que vieran a su padre Rafael Medina Fernández de Córdoba ingresado en un psiquiátrico andaluz tras su enésimo intento de suicidio. También vio cómo era embargado y perdía gran parte de su patrimonio, más de 700.000 euros.

Siguiente: Suicidios y muchos problemas…