jueves, 17 junio 2021 6:16

María Patiño, se juega su despido: Jorge Javier le avisa

No hay tregua, y menos si Rocío Carrasco y su docuserie están de por medio... Las instrucciones son claras y algunos parece que no han entendido la consigna. Se está cuestionando el trabajo de muchos compañeros y ella va a salir por la puerta, por la puerta grande. Su actitud y su último comportamiento puede acabar con el despido de María Patiño. Ella misma ha puesto su cabeza en bandeja.  ¿Qué ha dicho esta vez? ¡Prepárate, Patiño!

Tremenda trifulca

fidel-albiac-maria-patino-rocio-carrasco

> Rocío Carrasco y su testimonio ha abierto tantos frentes, que las balas se dirigen hacia todos los lados. Nadie se escapa de este tsunami. Y lo mejor es tener un comportamiento de perfil bajo. No dejarte ver mucho, para entendernos. Pero ella no puede. A ella se le enciende la vena y defiende con vehemencia todos y cada uno de sus argumentos. Tiene una opinión y la defiende a muerte. Y eso le pasa con Rocío Carrasco.

Ella cubrió de joven como redactora en la calle, esa etapa de idas y venidas entre la hija de Rocío Jurado y Antonio David. Con una importante crisis de por medio y una ruptura, Rocío Carrasco defendía que ella solo tenía amigos. La periodista andaluza, sin embargo, cuestiona su verdad. Para ella, coqueteaba con Fidel y las fotos de las revistas daban buena cuenta de su amistad especial con otros amigos. Rocío defiende que solo eran amigos.

Puesta en tela de juicio, Rocío Carrasco se encaraba con María Patiño en plató porque a ella le contó que Antonio David le maltrataba y no hizo nada…  A la requeteoperada periodista le explotaba la noticia en toda la cara, sin poder hacer nada. Y  es que fueron muchos los periodistas, que declinaron estar en directo aunque fuera por skype en la entrevista más esperada de Rocío Carrasco. La entrevista que, hubiera sido un caramelo, se ha convertido en un caramelo envenenado, del que muchos huyen. Pero ella ya no puede, la encerrona ha sido total. Pasa la página y descúbrelo.

La historia ha vuelto a dar un giro de 180 grados, y ha sido el amigo de Belén Esteban el que ha hecho explotar nuevamente la bomba.

Siguiente: El regalo envenenado de María Patiño