miércoles, 21 abril 2021 14:15

Jorge Sanz, al filo de la muerte: de las drogas a protegido de la mafia rusa

Jorge Sanz, al filo de la muerte: de las drogas a protegido de la mafia rusa fue salvado por sus hijos y Aurelie, su novia… Esta es la nueva historia del actor y concursante más de moda. Este 5 de marzo llega la final del concurso que ha tenido pegado al sofá a millones de telespectadores, El Desafío. “Hay que saber estar arriba y abajo” y es que el actor ha tenido muchos demonios que le han acechado durante años. “He conseguido librarme de todo lo cáustico que había en mi vida y me encuentro mejor que nunca“.

Jorge Sanz ha sido uno de los protagonistas indiscutibles de la edición, quizá por ser el más desconocido para el gran público. El genial actor ha estado durante muchos años y poco se ha sabido de aquel niño prodigio que, como su amigo Quique San Francisco, se metió al público en el bolsillo. Ambos eran muy grandes, pero desaparecieron de estar en la primera plana. En especial Jorge Sanz. De hecho, él lo sabía e hizo hasta una serie titulada bajo el nombre ¿Qué fue de Jorge Sanz? 

20 años de desierto en los que ha tenido una vida de auténtica locura y peligros y coqueteos con las drogas y la mafia porque él mismo quiso… Jorge Sanz todo un padrazo de cuatro hijos (Marta, Merlín, Lope y Guoxu), toda ese mundo de desenfreno forma parte de su historia y de su pasado… Una vida sin duda, de película que te vamos a desvelar. Jorge Sanz: las trágicas historias de sus hijos Marta y Merlín

Jorge Sanz, el guaperas niño prodigio marcado por una vida de desenfreno

cotilleo Jorge Sanz mafia putin drogas

> Él era el guaperas de los ochenta y principios de los 90 del cine español cuando ni Alejandro Sanz había aparecido en escena. Cuando Sánchez Pizarro comenzaba su astronómica carrera, Jorge Sanz tenía un nombre muy reputado. No tenía parangón junto a otros galanes de la escena algo más mayores que él. No tenía nada que envidiarle ni a Miguel Ángel Silvestre, ni a Álex González, ni a Patrick Criado o Miguel Herrán, entre otros muchos. En aquella época estaban José Coronado, Javier Bardem y él. Se llevaba los papeles y las chicas de calle aunque no destacaba por su altura.

Él mismo reconoce que ser Jorge Sanz en una época determinada era como ser Gardel en Argentina o ser Valentino en Hollywood, y era verdad.

Pero de los 18 a los 38 años, su vida corrió peligro porque él eligió otra, la de la fiesta: “Durante 20 años, se dice pronto, de los 18 a los 38, más o menos, no soportaba la idea de que pudiera haber alguien pasándoselo bien en algún sitio y no estar yo…”, comenta abiertamente a la revista ¡Hola!

“Pero eso aquí, en Miami, en Los Ángeles, en Francia… En todos los lados donde he estado”, como ves por eso te decíamos que tenía un gran nombre y lo ha tenido hasta ‘estando de marcha’. Con su hijo Merlín con fibrosis quística reconoce que: “He exprimido la vida todo lo que he podido y un poquito más”. Pasa la página que te vas a quedar de piedra porque ha sido el ritmo de su vida el que le ha hecho tener a sus 51 años un infarto y dos estents.

Siguiente: Jorge Sanz, de vivir en un puente a aparecer muerto