miércoles, 24 febrero 2021 14:31

Supervivientes le cambió para siempre: Albert Álvarez su vida tras caer en un pozo sin fondo

Alguna explicación tenía que tener el extraño comportamiento del que Albert Álvarez hizo gala en Supervivientes 2019. El motivo es que la vida del ex tronista no ha sido para nada fácil. Además de pasar una infancia complicada, el éxito en el deporte profesional le obsesionó y su mente le ha hecho pasar más de una mala jugada. Ha llegado a confesar que ha tenido etapas en las que no estaba bien psicológicamente, algo que, irremediablemente, cambió su humor, su forma de relacionarse con los demás. Ahora descubre a su nuevo yo, alguien renovado que después de reflexionar ha encontrado una solución a sus problemas. Una solución, que sin duda, ayudará a mucha gente que alguna vez se ha sentido como él. Si quieres saber qué le ha hecho cambiar el chip sigue leyendo, porque te contamos cuál es su gran cambio a continuación.

Supervivientes le dejó terribles secuelas

> Tildado de egoísta, Albert dio mucho que hablar a sus compañeros en Honduras. Pensó que la supervivencia era cosa de uno y comenzó su estrategia negándose a compartir con los compañeros que no daban palo al agua parte de su pesca. Muchos le dieron de lado, otros intentaron convencerle de que sus actos no eran propios de una buena persona, sin embargo, su carácter y tesón le hicieron llegar a la final. Tras su vuelta a España confesó que la isla le había dejado algunas secuelas. No solo hablamos de su cambio físico, después de perder un total de 15 kilos, algo más que evidente, sino también de actitudes de las que difícilmente se pudo desprender.

Las consecuencias eran terribles, sobre todo, las relacionadas con la comida lo cual le genera aún un estado de nervios difícil de controlar por todas las penurias que ha tenido que pasar en el concurso. “Llegué y me guardaba comida en el bolsillo. Aún tengo la necesidad de terminarme todo lo que tengo en el plato. En cuanto noto algo de hambre me entra ansiedad”, aseguraba en una entrevista para la revista Lecturas. No lo pasó nada bien, algo que le hizo recordar y hundirse aun todavía más los peores momentos de su vida. ¿Quieres conocerlos? Te lo contamos en la página siguiente.

Siguiente: Una vida de sinsabores: Se salvó por los pelos de entrar preso