miércoles, 21 abril 2021 17:15

Gustavo González, el ‘padre traidor’ que se aprovechó de Kiko Rivera: “me hacía pasar por Agustín Pantoja”

La guerra mediática de los Pantoja parece no tener fin. Kiko Rivera se ha rendido, y no tiene fuerzas para seguir luchando. Pero, los escándalos que ha sacado a la luz sobre su familia parece que le van a seguir pasando factura mucho tiempo. La última persona subirse al carro ha sido Gustavo González, quien ha dado unos detalles muy reveladores sobre cómo era la relación entre Isabel Pantoja y su pequeño del alma. Según la versión de periodista, se portó con Kiko Rivera como un auténtico padre, e incluso, se le llevó de vacaciones con sus propios hijos. Sin embargo, un hecho misterioso hizo que rompieran la relación y, desde entonces, llevan mucho tiempo sin dirigirse la palabra. ¿Quieren saber de qué se trata? Gustavo González aseguró que se hizo pasar por Agustín Pantoja para sacar a Kiko Rivera de internado donde le ingresó su madre, pues sus compañeros le hacían la vida imposible. ¿Sabían que unos matones le iban a obligar a mantener relaciones con una prostituta?

La terrible infancia del hijo de Isabel: abandono y abusos

Kiko Rivera internado

> Kiko Rivera vivía feliz con su madre en La Moraleja, una lujosa urbanización de Madrid. Estudiaba en el San Patricio, un colegio privado al que iban los hijos de muchos famosos. Por aquel entonces, Isabel Pantoja estaba con Diego Gómez. Pero, Julián Muñoz se cruzó por su camino, y decidió cambiar de vida. El pequeño del alma estorbaba en los nuevos planes de la tonadillera. Así que, intentó que se reformara internándolo en un centro de Toledo. Según cuenta Gustavo González, Kiko Rivera estuvo muy afectado por este cambio. Pues, paso de estudiar con otros niños de un nivel socioeconómico bastante alto, a convivir con gente muy problemática. “Chelo defendió a Isabel diciendo en el colegio de Toledo estudiaban los hijos de Bono, pero, allí había auténtica gentuza”, aseguró el periodista.

Gustavo González no tardó en compadecerse de hijo de Isabel, y se trasladó hasta Toledo en varias ocasiones. La relación llegó hasta tal punto que, Kiko Rivera, llegó a recibir dinero gracias a informaciones que vendía sobre su madre. Pero, cada vez sabía menos de ella. De hecho, se enteró de que Isabel empezó a salir con Julián Muñoz gracias al programa Aquí hay tomate. “Cuando Kiko estaba en el internado, quienes íbamos a verle era otro compañero y yo, porque nadie iba, se olvidaban que estaba”, afirma Gustavo. El hijo de la tonadillera empezó a tener problemas con otros internos, y fue el periodista quien tuvo que tomar cartas en el asunto.

Siguiente: Los amigos de Kiko le obligaron a estar con una prostituta