lunes, 8 marzo 2021 4:15

Joaquín Torres, novio de Raúl Prieto: destrozado por las deudas y hundido por su peor enemiga

Joaquín Torres era conocido por ser el arquitecto de los famosos. Pero, hace cinco años, saltó a la fama por tener una relación con Raúl Prieto, antiguo director de Sálvame. Desde el primer momento se convirtieron en una pareja envidiable: tenían un gran protagonismo, éxito en el trabajo y una trayectoria envidiable. Sin embargo, Joaquín empezó a tener problemas económicos en uno de sus negocios y, a partir de ahí, el arquitecto tuvo que despedirse de su etapa dorada. En 2018 se vio obligado a declarar su empresa en concurso de acreedores. Circunstancia que su peor enemiga aprovechó para terminar de hundirle. El arquitecto está asfixiado por las deudas, y por unas injustas amenazas que le pueden hacer perder mucho dinero. ¿Quieres saber cómo es la terrible ruina del novio de Raúl Prieto? 

 

 

 

 

Los problemas económicos empezaron hace casi una década 

Joaquín Torres arruinado
> Joaquín Torres era conocido por ser el arquitecto de las estrellas. Ha trabajado con personalidades tan mediáticas como Penélope Cruz o Cristiano Ronaldo. Su vida parecía estar repleta de lujo, dinero y éxito. Pero, en 2014, saltó la noticia de que uno de sus negocios no había podido escapar de la crisis inmobiliaria que atravesaba el país. Joaquín Torres se empeñó en desmentir que estaba en la ruina, y puso mucho empeño en que sus clientes pensaran que era algo puntual. “Es solo en una de las empresas. He presentado concurso porque es la forma legal de manejar este asunto, pero nada más”, explicó en el periódico El Mundo. Sin embargo, el círculo cercano del arquitecto confesó que alguien muy importante le debía a Joaquín una altísima cantidad de dinero.  

“Le deben cerca de ocho millones de euros, a ver qué empresa puede seguir pagando a sus trabajadores con una deuda así”, declaró el entorno. De esta forma, Joaquín fue arrastrando unos problemas económicos que fueron insostenibles en 2018. El diario El país ofreció a sus lectores una exclusiva donde se hablaba de la ruina económica de arquitecto. Al parecer, se vio obligado a volver a declarar un concurso de acreedores para poder hacer frente a sus deudas. Según contó, su imputación en el Caso Teatro en 2014, donde finalmente salió absuelto, ensució su imagen y le hizo perder muchos clientes. A partir de ahí, empezaron unos problemas que han terminado con su millonaria vida.  

 Siguiente: La nueva deuda del novio de Raúl Prieto