comscore
martes, 27 septiembre 2022 1:18

Anita Matamoros pone precio a su compañía y cobra 100 euros por media hora

La joven está en el punto de mira por cómo ha elegido ganarse la vida. Algunos consideran que las tarifas de Anita Matamoros son excesivas y los servicios que ofrece han sido criticados por otros tantos. ¿Quieres saber qué ha pasado, cuál es su trabajo y a qué viene tanto revuelo? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

El trabajo más controvertido de Anita Matamoros

Anita Matamoros

> La joven ha anunciado con muchísima ilusión a través de sus redes sociales que ha desarrollado un servicio de asesoramiento de imagen. Sus clientes podrán acudir a ella en busca de consejos de moda, en función de sus preferencias y necesidades. ¿Qué tienes una boda y no sabes qué ponerte? No te preocupes, Anita Matamoros dará solución a tus problemas de estilismo. La idea consiste en que, tras reunirse con los usuarios que la requieran, la hija de Kiko Matamoros les ofrezca a varios conjuntos de ropa que se adapten a lo que buscaban, además de una prenda de regalo escogida de su propio armario.

Pero ya les avisamos que los servicios de Anita Matamoros no están al alcance de todos los bolsillos. Los precios que la influencer ha puesto a su asesoramiento de imagen oscilan entre los 60 y los 110 euros, en función del tiempo que se alarguen las reuniones con sus clientes, que pueden abarcar desde los 20 a los 40 minutos. Muchos seguidores de la joven han puesto el grito en el cielo, y no han dudado en recriminarle públicamente que sus tarifas son muy “caras y excesivas”. Pero no es el único reproche que se ha ganado la hija de Kiko Matamoros, sino que otros tantos han cuestionado su valía para ofrecer este tipo de servicio. “Deja a los profesionales de la imagen hacer su trabajo”, se quejaba un usuario de las redes sociales.

Ante todas las críticas recibidas, Anita Matamoros no ha querido morderse la lengua y ha respondido, muy educada, a los que piensan que no está preparada para desempeñar esta función: “Lamento que mi proyecto no sea de tu agrado. Únicamente aclarar que llevo cursando tres años en el Instituto Marangoni una carrera específica para poder ofrecer este tipo de servicios”. También ha tenido palabras para todo el que considere que sus precios son elevados, recordándoles que hay mucho trabajo ‘invisible’ tras el asesoramiento de imagen: “Lamento que no te parezca correcto el precio. Este, como cualquier otro servicio, va en base a muchos factores como el tiempo destinado, el valor del producto o la experiencia que se ofrece. De todos modos, entiendo que no puede ser al gusto de todos”.

Siguiente: Anita Matamoros, en guerra con su padre