lunes, 25 enero 2021 9:13

La puñalada trapera de Raúl Prieto a Belén Esteban convierte el 2020 en el peor año de su vida

Belén Esteban despide el año 2020 con buenos y malos recuerdos. Su mayor deseo para estas navidades sería volver a abrazar a su madre, pues lleva muchos meses sin verla. Lejos de quejarse, agradece a la vida, por todo lo que le da. Sin embargo, todavía le quedan espinitas clavadas. La guerra judicial contra Toño Sanchís, su boda por la iglesia que tendrá que esperar y ahora el mazazo que su amigo Raúl Prieto le ha propinado en lo profesional han desestabilizado a la princesa del pueblo. Aun así, no se rinde, y no pierde la ilusión en emprender nuevos proyectos. Si quieres repasar los momentos más duros del año de la colaboradora y descubrir cómo los ha ido resolviendo, quédate con nosotros.

Belén celebrará su navidad más amarga

> La crisis sanitaria, la cautela y las restricciones de movilidad impiden que estas, sean unas navidades felices para Belén. Sus problemas de salud hicieron que la colaboradora se aislara en su casa durante los picos más altos de la pandemia para salvaguardarse del virus ya que es persona de riesgo. Esto le ha hecho estar separada de su familia, a la que echa mucho de menos, tanto es así, que lleva ya cinco meses sin ver a su madre.

Serán las primeras navidades que no cene con ella en Nochebuena, pues tal y como ha asegurado en una entrevista para Semana tiene miedo a viajar por el covid. “Mi madre dice que de Benidorm no se mueve, pero bueno, mi hermano Juan está allí así que tengo la tranquilidad de que no se queda sola”. Por ello, cenarán en su casa un total de unas ocho personas, con todas las precauciones posibles, entre ellos estará su Miguel, con el cual iba a preparar su boda por la Iglesia el pasado junio. Disgustada, confiesa que le da mucha pena que al final no se haya podido hacer. “A mi marido le hacía mucha ilusión casarse por la Iglesia, pero pienso que ya tendremos tiempo”. 

Siguiente: Traicionada por su mejor amigo, Raúl Prieto