sábado, 27 febrero 2021 15:23

Hurtos y delitos que pudieron costarle la cárcel, el oscuro pasado de Jordi Cruz

Un pequeño delincuente y un pasado escabroso se esconden en la vida del chef más famoso de la televisión. Pocos conocemos lo que oculta el ya tres estrellas Michelín, jurado de Masterchef y propulsor de la Escuela Masterchef. Las polémicas y controversias en las que se ha visto envuelto el cocinero no son moco de pavo, y le han podido costar más de un disgusto, incluso la pena de cárcel. Te contamos a continuación todos los detalles más oscuros de su vida anterior y los secretos inconfesables del cocinero más cañón del talent culinario.

Confesó todos sus pecados en el Chéster de Risto

> Si abrimos las puertas al pasado y a la niñez de Jordi Cruz, poco tiene que ver con quien hoy en día es, un prestigioso cocinero, de los más famosos de España, que en su profesión lo da todo y se codea con los mejores. No todo siempre fue así, ni tan fácil. En una entrevista en el Chéster de Risto Mejide confesaba cómo fue su juventud más temprana: “De niño me sentía muy chiquitito. Yo buscaba cariño desesperadamente, buscaba tener amigos, sentirme más integrado. Buscaba continuamente el reconocimiento de la gente”.

Para ganarse ese lugar que nadie le daba, confesaba que hurtos y robos habían sido la dinámica que hubiera seguido de pequeño: “Un día le cogí dinero a mi madre, 10.000 pesetas y compré chucherías para toda la clase. En otra ocasión, mi hermano y yo incendiamos un campo. Gamberradas de chiquillos“, asimismo, también afirmaba que llegó a robar neumáticos y que hasta fue detenido por la policía. “Pasé de ser un presunto delincuente a tener una estrella Michelin”, decía orgulloso.

Siguiente: Las reivindicaciones no van con él ni con su cocina