martes, 26 enero 2021 15:24

Cárcel y drogas: así es el día a día de Frank Cuesta

Frank Cuesta, más conocido como Frank de la Jungla, se ha convertido en noticia tras terminar con su mayor pesadilla. En 2014, la madre de sus cuatro hijos entraba en prisión después de haber sido pillada con 0,005 gramos de cocaína. Desde ese momento, inició una campaña, conocida como FreeYuyee, para liberar a su exmujer. Seis años más tarde ha conseguido lo que buscaba. Pero todavía hay muchos problemas que siguen atormentando al presentador: amenazas, enfermedades, ataques de peligrosos animales, ¿Quieres conocer su lado más oscuro? 

La incansable lucha por poner en libertad a Yuyee 


> Frank Cuesta denunció en El Hormiguero el drama que estaba viviendo su familia. La madre de sus hijos había sido condenada a quince años de prisión por un delito que no había cometido. Después de que el famoso veterinario desmantelara a una mafia que traficaba con animales, Yuyee era detenida en el aeropuerto de Tailandia por una minúscula sustancia ilegal que apareció entre sus pertenencias. La policía le aseguró que, si asumía el delito tan solo se enfrentaría a una sanción de 200 euros. Pero no fue así, fue encarcelada en unas condiciones durísimas. “2.345 días que han sido muy duros para ella, para nuestros hijos y para mí”, comentaba Frank. Y es que, durante todo este tiempo, toda la familia permaneció unida y decidió compartir el sufrimiento.  

Nada más ingresar en prisión, Cuesta se encargó de dar visibilidad a las pésimas condiciones de las cárceles tailandesas. Yuyee compartía celda con setenta mujeres en un espacio de menos de cuarenta metros cuadrados. “No hay sitio físico para sentarse. Si alguna necesita ir al baño pierde su derecho a estar sentada y tiene que permanecer de pie”, declaró Frank en El Hormiguero. Para solidarizarse, él y sus hijos decidieron no usar sus camas y dormir en el suelo hasta que se hiciera justicia. Además, el experto en animales, recorría 100 kilómetros diarios para ir a visitar a su exmujer y llevarla dinero y comida.  

 Siguiente: La grave enfermedad que acosa al presentador