comscore

Lindsay Lohan: la niña prodigio que tiró su carrera a la basura

«Había una vez una niña que fue descubierta como actriz cuando solo tenía 12 años. Protagonizó el remake de la película «Juegos de gemelas» que la proyectó artísticamente. Fue creciendo y muchos proyectos tocaron su puerta que la impulsaron a ser una de las mejores actrices. Ha estado nominada al Óscar y a pesar que no ha logrado un galardón, nadie lo descarta en un futuro, debido a que nació para la pantalla», este era el cuento que me hubiese gustado narrar de Lindsay Lohan. La historia fue otra.

Lo que nunca se imaginó Hollywood era que la fama cegaría a un prodigio de la actuación. Condujo su vida sin tener licencia y terminó por estrellarse. Alcohol, drogas, hombres, fiestas y derroche de dinero fueron algunas de las palabras que ocuparon los titulares sobre ella. Sin darnos cuenta pasaron sus mejores años, se convirtió en una adulta y no había hecho nada con su carrera. La mina de oro que encontró la industria del cine y la televisión se había extinguido.

El gran éxito de «Juego de Gemelas»

Lindsay Lohan de nina en juego de gemelas

Juego de Gemelas mostró a Lindsay Lohan a los grandes productores de televisión, quienes la introdujeron en la serie «Bette«. Más adelante vuelve a la gran pantalla con «Ponte en mi lugar». Otros títulos de cintas son «Chicas malas», «Herbie a tope», «Devuélveme mi suerte» y «Bobby».

¿De qué trató Juego de Gemelas?

Lindsay Lohan hizo dos papeles en este largometraje, por lo que aumentó el desafío de la actuación. La trama se centró en dos hermanas gemelas, Hallie y Annie que tras el divorcio de sus padres, fueron separadas un poco después del nacimiento. En un campamento, teniendo una edad aproximada de 11 años, las niñas se encuentran y emprenden la travesura de cambiar de familia para conocer al progenitor que no tuvo la oportunidad de estar en sus vidas.

El film tiene comedia, chispa y mucho derroche de talento por parte de la actriz estadounidense. Una producción interesante y que, por supuesto, debes ver. Este trabajo pertenece al año 1998.