comscore
jueves, 11 agosto 2022 10:15

Pipi Estrada: su pasional relación con Terelu, sus broncas y los polémicos momentos que lo convirtieron en un personaje inolvidable

José Manuel Estrada, ‘Pipi‘, era (y es) un conocido periodista deportivo que se ganaba la vida antaño como redactor especializado y como cronista a pie de campo de fútbol, especialmente en el Santiago Bernabéu. Su salto al mundo del colorín lo dio de la mano de Terelu Campos, hija de la presentadora María Teresa Campos, con quien mantuvo una relación de idas y venidas que duró algo más de tres años y donde según el propio Estrada lo pasaban «muy bien» pero también «tuvo que hacer raíces cuadradas para que Terelu llegase al orgasmo». 

terelu campos exnovio pipi estrada 2005 1471279413080 Pipi Estrada: su pasional relación con Terelu, sus broncas y los polémicos momentos que lo convirtieron en un personaje inolvidable

Pipi es un donjuán, un conquistador, un seductor. Sus comentarios, en principio ingeniosos, y su relación con la actual colaboradora de ‘Sálvame’ generaron en su personaje la necesidad de su presencia en platós de televisión que nada tenían que ver con el deporte. El astuariano aceptó, entró y dejó huella. Hoy haremos un corrido por los momentos más sexuales y polémicos de Pipi Estrada; y que hicieron de él un sujeto televisivo absolutamente inolvidable. 










https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=72cBd1llJNM

Terelu Campos ha intentado evitar mencionar a Pipi Estrada desde que la pareja rompiese. Pipi, todo lo contrario. Siempre que puede la nombra porque, ciertamente, él ha formado parte de la vida de la pequeña Campos durante más de tres años y un tatuaje en su brazo con las seis letras que componen el nombre de Terelu lo demostraban.

No solo la tinta fue testigo del amor pasional entre Campos y Estrada sino que ‘Aquí Hay Tomate’, mítico programa de ‘La Fábrica de la Tele’ (productora que actualmente protege y da oxígeno a la familia Campos) emitió unas tórridas imágenes de las que Pipi se enorgullece y Terelu, no solo se avergüenza sino que llevó a los juzgados a propios y extraños por este momento de desinhibición nocturna. ¡PIMPAM!