Don Felipe y doña Letizia intentan agarrarse al timón para no zozobrar durante la tormenta que arrecia sobre sus cabezas. La monarquía está muy tocada y los reyes buscan un salvavidas para mantener a flote la institución. Casi parece una misión imposible. Primero, Corinna, y ahora Bárbara Rey despiertan las iras de la sociedad al saber de las prebendas que recibieron mientras fueron amigas especiales de don Juan Carlos. Un thriller que no tiene desperdicio.

La vedette que cautivó al rey

Durante años, el nombre de Bárbara Rey se ha relacionado con don Juan Carlos. La vedette ha dado una de cal y otra de arena en esta cuestión. Un sí pero no que venía precedido por un jaque al rey. Esta historia salió a la luz en 1997, cuando Bárbara denunció en comisaría un robo producido en su domicilio en el que se habrían sustraído cintas de vídeo, documentos y carretes fotográficos. Se trataba de material sensible ya que en él aparecían personas importantes del país.

La Rey iba a por todas cuando acusó a Manuel Prado y Colón de Carvajal de ordenar el robo. También aclaró entonces que anteriormente a los hechos acaecidos, el que fuera mano derecha de don Juan Carlos la había coaccionado. Bárbara aseguró que lo que más le preocupaba era salvaguardar la identidad de esa persona importante a la que había dado cariño cuando más lo necesitaba y también la seguridad de sus dos hijos y de ella misma, ya que manifestó haber recibido amenazas de muerte.