Don Felipe y doña Letizia intentan agarrarse al timón para no zozobrar durante la tormenta que arrecia sobre sus cabezas. La monarquía está muy tocada y los reyes buscan un salvavidas para mantener a flote la institución. Casi parece una misión imposible. Primero, Corinna, y ahora Bárbara Rey despiertan las iras de la sociedad al saber de las prebendas que recibieron mientras fueron amigas especiales de don Juan Carlos. Un thriller que no tiene desperdicio.

Los reyes no abdican, mueren en su cama

Lo primero que debe determinar la instrucción de la pieza separada que lleva a cabo Diego de Egea es si las grabaciones donde se escucha a Corinna, Villarejo y Juan Villalonga, y que han sido publicadas en exclusiva por El Español y OkDiario son auténticas. Posteriormente, tocará analizar lo explicado por Corinna para averiguar si sus afirmaciones son veraces, constitutivas de delito y si no han prescrito. También es importante fijar si estos supuestos delitos habrían sido cometidos por don Juan Carlos mientras ejercía como rey.

Ciertamente, el asunto se presta un poco a broma ya que los monarcas que accedieron al trono el siglo pasado, entre los que se encuentra don Juan Carlos, jamás se despojan de la Corona. Es el caso también de las reinas Isabel II de Inglaterra o Margarita de Dinamarca. Hace unos años, doña Sofía fue preguntada sobre la posibilidad de que su esposo abdicara y respondió que los reyes no abdican, mueren en su cama.