La vida de la infanta Elena ha dado un giro de 180 grados en los últimos años. Tanto es así que cada vez son menos datos los que se conocen de la hija de Juan Carlos sobre su vida privada o sobre sus relaciones. Pero en las últimas horas se ha destapado la vida de lujo que llevó junto a su marido. Tenemos las pruebas que lo confirman, y te lo contamos todo de primera mano, a continuación.

Diez años divorciados

> Ya se ha cumplido una década desde que la infanta Elena decidiera poner fin a su matrimonio con Jaime de Marichalar. Los primeros tiempos de la pareja fueron buenos. Vivían en París y el entonces duque de Lugo mostraba interés por los gustos de su esposa. Sin embargo, las cosas se enfriaron cuando decidieron instalarse en Madrid. Jaime no aceptó de buen grado lo que él consideró una intromisión en su vida privada por parte de Casa Real. Por otro lado, el hecho de que la infanta mostrara tanta dependencia de Zarzuela tampoco agradaba a Marichalar. La infanta se llevó el palacio a casa en el sentido de que podía pedir lo que le apeteciera a cualquier hora del día.

Antes de sufrir el ictus, Marichalar ya tuvo algún problema de salud. En Adiós, Princesa (Akal) relatan que estando la familia haciendo la sobremesa, Jaime se desvaneció y tuvieron que sacarlo de allí. Ni una sola palabra dijeron los reyes y sus hijas sobre lo ocurrido. Elena siguió disfrutando de la velada como si nada hubiera pasado. Después llegaría el ictus y la pareja entraría en un punto sin retorno. Pero este martes queremos recordar la carísima luna de miel que vivieron la infanta y Marichalar, donde se gastaron casi un millón de euros… ¡Increíble! Dale a ‘siguiente’.