Letizia Ortiz se ha convertido en una víctima de la belleza. Tanto abuso la ha llevado a caer en el desastre. El nuevo rostro que exhibe tras las vacaciones navideñas da miedo. Quizás este sea el motivo de tanto empeño en clamar que tiene derecho a unos días de descanso privado. Tenemos las fotos que evidencian el nuevo desastre estético de la reina. Todo a continuación. Sigue leyendo.

La obsesión de Letizia

>Ya nada queda de la Letizia Ortiz que mostraba poco interés en las cuestiones de belleza. Tan solo hay que recordar la piel que lucía cuando se casó. Comparando, ahora parece mucho más joven. Y es que la reina le ha cogido el gusto a la estética y no hay quien la pare. Todo empezó con una rinoplastia y continuó con una remodelación del rostro para suavizar su angulosa mandíbula. Desde entonces hasta ahora, Letizia encadena un desastre estético tras otro. Sin embargo, en esta ocasión ha ido demasiado lejos.

Ciertamente, los motivos que se esconden tras esta obsesión de la reina por estar perfecta no son como para tomarlos a broma. Letizia busca la aprobación popular vía retoques. El problema es que los mismos cada vez la alejan más de esa parte de la sociedad que la critica con dureza. La reina se sitúa en un plano en el que es imposible empatizar con ella. Su pecado, el exceso. A continuación, La fotografía que evidencia el nuevo desastre estético de Letizia.