Tamara Falcó se ha tomado muy en serio lo de cuidarse y no hay aparición pública de la socialité en la que no nos sorprenda por el tipín que se le ha quedado gracias a la alimentación sana y al ejercicio físico que de unos meses a esta parte ha empezado a realizar. En esta ocasión, la hija de Isabel Preysler protagoniza una campaña publicitaria para promover el turismo en Castilla-La Mancha con unas idílicas imágenes de postal rodeada de lavandas y, como no, presumiendo de cuerpazo.

Con un vestido blanco que simula un dos piezas compuesto por falda de tiro altísimo y top cortito, Tamara muestra los resultados de su constancia. Comparando las imágenes de un año a esta parte, el cambio es más que evidente, y la ganadora de “Masterchef celebrity” está más espectacular que nunca. Con grandes gafas de sol y su melena midi al viento, la hija del Marques de Griñón invita a conocer la manchega localidad de Brihuega perdida en un mar de lavanda.

Y nosotros, entre tanto malva, no podemos dejar de mirar a Tamara, que una vez más nos conquista no sólo con su elegancia sino con el tipazo del que presume.