Paz Padilla lleva ya muchos años en televisión, concretamente desde 1994, cuando se estrenó como humorista en el programa ‘Genio y Figura’. Hasta entonces había ejercido como auxiliar de enfermería en un hospital de Cádiz, su ciudad natal. A partir de entonces trabajó en multitud de programas, desarrollando también su faceta de actriz en varias series de televisión y en algunas obras teatrales. En 2009 fue fichada por Telecinco para participar en Sálvame y en 2018 se convirtió en la sustituta de Jorge Javier Vázquez.

NO DEJA DE METER LA PATA

Paz Padilla está continuamente metiendo la pata, bien porque no se toma en serio su trabajo, bien porque pasa de todo. Algunos de sus errores garrafales han sido fuertemente criticados en redes sociales, como cuando trata asuntos más serios. Su tratamiento de las muertes de Rosa María Sardá y Aless Lequio fue bastante lamentable y le tacharon de falsa. La presentadora decía que el fallecimiento del joven era una verdadera tragedia, pero el de Sardá era ley de vida. Sin embargo a posteriori se la vio llorando por la pérdida de la humorista. Otras meteduras de pata son menos graves pero demuestran que la presentadora no se esfuerza en informarse en absoluto. Una de las meteduras de pata que más cabreó a sus compañeros ocurrió cuando mostró en cámara la pantalla de su móvil con el número de teléfono y el email del colaborador Kiko Hernández. Sin duda, sus torpezas le están pasando factura.