efectos del serum

Seguro que en más de una ocasión tus amigas te han recomendado que uses un sérum para cuidar la piel de tu rostro. Entre la gran variedad de productos cosméticos existentes hoy en día, es fácil que no hayas probado todavía este producto. Merece la pena conocer sus características y sus efectos sobre la epidermis. Así, te resultará fácil entender por qué es un indispensable de la rutina de belleza de muchas mujeres.

El serúm es en realidad un tratamiento cosmético con una concentración de principios activos superior a la media de las cremas del mismo tipo. Además, su textura es muy ligera y esto ayuda a que penetre bien en la piel.

Estas dos características hacen que un sérum tenga el doble de eficacia que una crema. Y, lo que es mejor, usando solamente una pequeña cantidad. Por lo tanto, resulta extremadamente cómodo en las rutinas de belleza diarias. De hecho, en algunos casos llega a sustituir la crema habitual. Especialmente, en el caso de los hidratantes, que son capaces de solucionar las necesidades de las pieles grasas y normales.

¿Cuándo ponerte un sérum?

serum para el rostro

Estos productos se usan siempre después de limpiarte la piel, para asegurarte de su máxima absorción. Si no se trata de un sérum específicamente de uso nocturno, lo habitual es aplicarlos por la mañana y a la hora de acostarte.

Es importante tener en cuenta que, después del sérum, puedes seguir empleando cualquier otro tratamiento cosmético sin problema. Eso sí, recuerda aplicártelo con movimientos ascendentes de la mano para garantizar su máxima penetración en la epidermis y, por lo tanto, optimizar su eficacia. Igualmente, es importante que evites su contacto con el contorno de ojos, una zona de piel muy sensible para una concentración de principios activos tan alta.

¿Quién lo usa?

Hace unos años, cuando aparecieron estos productos, se consideraban los sérums como un tratamiento antiedad. Por lo tanto, se orientaba su uso hacia las mujeres maduras. Hoy en día, contamos con una amplia variedad de estos cosméticos, que cumplen con distintas funcionalidades. Esto ha hecho que se hayan convertido en un must para todas nosotras.

De hecho, puedes encontrar en el mercado este tipo de tratamiento cosmético para prácticamente cualquiera de los problemas que puedas experimentar en tu rostro; desde la tendencia al acné a la falta de luminosidad, pasando por la tradicional deshidratación. Tan solo tienes que elegirlos teniendo en cuenta sus principios activos para lograr su eficacia.

[nextpage]

Trucos para usar un sérum

belleza cosmética

Si realmente quieres beneficiarte de las ventajas de este tipo de productos, es importante que tengas en cuenta algunos trucos que te ayudarán a sacarles el mayor partido posible.

Para empezar, ten en cuenta que una dosis de sérum es más que suficiente para que cumpla con su función. No por usar más vas a conseguir que sea más efectivo. De hecho, lo más probable es que engrases en exceso tu piel.

Asimismo, los expertos recomiendan aplicar el producto por zonas. De esta manera, se extiende de manera más uniforme. Y no te olvides usarlo también en el cuello y el escote, cuya piel es igual de sensible que la del rostro.

Finalmente, es necesario que te manejes con suavidad a la hora de masajearte la piel, si quieres que se absorba de manera correcta. Ten en cuenta que si necesitas frotar en exceso para que el producto desaparezca, es señal de que has usado demasiado cantidad.

Recuerda que lucir un rostro bonito pasa por tener una piel sana y bien cuidada. El uso de un sérum adecuado para las necesidades de tu epidermis te ayudará a conseguir los mejores resultados posibles, de manera sencilla.

[/nextpage]