Durante muchos años ha gozado de una enorme popularidad. Sin embargo, el cariño que el público siente por Kiko Matamoros está cayendo en picado. El colaborador de Sálvame se ha sumergido por voluntad propia en una espiral de problemas y mentiras que le han hecho perder toda la credibilidad. Está en horas bajas y el duro mazazo que acaba de recibir le coloca en el abismo más profundo.

Los actos que le definen

Makoke

> Su divorcio de Makoke le ha colocado en un pésimo lugar. En estos casos siempre hay buenos y malos, y él se ha situado solo en el segundo grupo. Es cierto que a muchas parejas se les acaba el amor de tanto usarlo, pero saber que dos décadas de matrimonio se han ido al traste por las infidelidades de Kiko no dice mucho de él. Ni siquiera el hecho de reconocerlo públicamente le hace mejor. De hecho, las declaraciones que hizo sobre su ya exmujer y su turbulenta historia provocaron que el público se le echara encima.

“Es cierto que a Makoke le negué siempre que hubiera tenido ninguna relación sexual, pero yo no estaba enamorado de esa chica. Fueron dos años y nueve meses de relación intermitente. Se puede querer a dos personas a la vez. Se puede compatibilizar un amor con otro y ser correspondidas las dos en el tiempo”, comentaba en Diez Minutos. Además, reconocía duramente que no se casó con la madre de su hija pequeña nada más que “por hacerle un regalo, porque a ella le hacía ilusión”. Por si esto fuera poco, metía, por sorpresa, a una mujer más en toda esta historia. La polémica no para de crecer.

Siguiente: Una mentira desmontada en tiempo récord