José Antonio Avilés ya está en España. Su salida de Supervivientes fue un alivio para sus compañeros, conscientes de que las broncas en la isla se acababan en ese mismo instante. Pero parece que las batallas que el andaluz ha librado en los Cayos Cochinos son moco de pavo comparado con lo que le espera en los próximos días. Sus escandalosos trapos sucios han salido a la luz y ya no hay vuelta atrás.

Su madre, estalla

> Visiblemente molesta, la madre de José Antonio explicaba a las cámaras que no iba a entrar en polémicas porque “es la vida privada de José Antonio Avilés y entiendo que es tu trabajo”. Además, afirmaba que “me están obligando a hacer lo que yo no quiero. Me he mantenido siempre en la misma postura y por favor, respeten que no voy a decir nada. Cuando venga José Antonio Avilés lo hará. Pido respeto”. Lo vuelvo a repetir, que tengo el derecho de esperar a que mi hijo venga y se defienda. Y yo creo que tengo respeto, y que me respeten, y que me dejen tranquila”. Una situación muy complicada para ella en la que justificaba su enfado porque está “indignada por cómo me están tratando”.