El jurado de MasterChef muchas veces ha sido tanto o más protagonista que los concursantes. Cada uno representa un papel diferente pero sin duda se puede decir que el de Jordi Cruz es el de poli malo. Pero a veces al carácter y dureza del cocinero catalán les han dado muchos motivos para cabrearle, y mucho. Veremos los momentos más más tensos.

Y es que Jordi Cruz continúa siendo el juez más tenaz a la hora de valorar los platos de los concursantes en MasterChef. Sus comentarios, hirientes y directos, han creado ya más de una polémica, pues suele manifestar su descontento con la evolución de la mayoría de los aspirantes. Y son esta clase de comentarios de los que se hacen eco en redes sociales, criticando lo que los espectadores han considerado –en más de una ocasión– un desprecio innecesario.

La madre de todas las broncas con Saray

Saray Jordi Cruz

En un ránking estaría claro, no sólo por la bronca en sí de Jordi Cruz, sino por la actitud de la concursante y los quebraderos de cabeza que dio al programa más tras su salida, que dentro. Tanto, que Saray acabó hasta desvelando quién ganaría y las supuestas irregularidades del programa y del casting. Casi nada.

Fue obviamente cuando presentó la famosa perdiz sin desplumar siquiera al negarse a cocinar el plato. “Te voy a ser franco. No he visto tu cocinado, no he visto lo que has hecho. Que me faltes el respeto a mí, que lo has hecho, que le faltes el respeto a tus compañeros, que lo has hecho, que le faltes el respeto al programa y a los 28.000 candidatos a entrar a estas cocinas, evidentemente no se puede hacer”, le espetaba Jordi Cruz. Pero lo peor, como luego se supo, estuvo en la parte no se emitió, llegando a llamar a Jordi “enano” y “playmóbil”.