María Teresa Campos está muy dolida. Hasta el último momento esperó una llamada de Telecinco que no se produjo. Había mucho en juego.  La estabilidad económica y laboral.  Y no solo para ella, también para Terelu y Carmen. La comunicadora sabe bien que de ella depende el futuro de sus hijas en cuestión de trabajo. Por tanto, le ha sentado como un tiro conocer la identidad de la persona en quien la cadena ha depositado su confianza en detrimento de ella. ¿De quién hablamos? Sigue leyendo. Te lo contamos todo a continuación.

María Teresa, rota y llorosa

> María Teresa Campos es la viva imagen de la dolorosa estos días. La comunicadora vive con tristeza su no renovación con Telecinco. Hasta el último momento esperó que sonara el teléfono. Desde su entorno, intentaron prepararla para la gran debacle pero ella siempre confió. Sin duda, han sido unos meses horribles que la Campos ha llevado en la intimidad. Ha limitado al máximo sus salidas porque quería evitar las incómodas preguntas sobre su situación.

La incertidumbre laboral ha ido pareja a la económica. Un fin de ciclo que ha conllevado que María Teresa haya cambiado su magnífico chalet por una vivienda más modesta pero también más acorde a su situación. Es mucho lo que esta mujer ha llevado y lleva a sus espaldas. Sus hijas siempre han recurrido a ella cuando económicamente han tenido problemas. En algunos momentos, Teresa ha tirado del carro de tres casas. Recordemos que su salida de Antena 3 supuso un durísimo revés que dejó a las Campos abandonadas a su suerte. Sin trabajo, tuvieron que esperar hasta que llegó la oportunidad de Telecinco.

Siguiente: Teresa explota al saber quién será su sustituta