La colaboradora de Sálvame está acostumbrada a ser la más temida del programa. María Patiño no se corta un pelo y descarga su envenenada lengua contra todo el que se atreve a desafiarla. Ahora, la tertuliana ha probado de su propia medicina y ha recibido un desafiante mensaje que de seguro no la dejará indiferente. Continúa leyendo si quieres saber quién ha dejado temblando a la periodista más dura de la televisión. 

Ha tenido guerras con todo el mundo. María es una colaboradora conocida por no tener pelos en la lengua y por cargar contra cualquier personaje del momento. Las palabras hirientes fluyen con gran facilidad por su boca y su refinada dialéctica le ha concedido el don de la verdad. Todo el mundo cree que lo que dice Patiño es incuestionable, pero no siempre es así. Es humana y a veces se equivoca. 

Ya se han encargado de recordárselo. Amor le ha mandado un tajante mensaje a través de sus redes sociales, con intención de bajarla del pedestal en el que ella misma se ha subido. Todo empezó cuando la canaria visitó el plató de Sálvame para opinar sobre el escándalo que se ha formado en torno a la ruptura de Kiko Jiménez y Gloria Camila, su amiga. La exgran hermana habló sin tapujos sobre la difícil situación que la pareja llevaba un tiempo arrastrando, aunque para Patiño no era Romeria la que hablaba. 

El monumental zasca de Amor a Patiño

Según la periodista, Amor estaba siguiendo instrucciones de Gloria Camila durante su entrevista. Ella supuso que la hija de Ortega Cano le había dicho a su amiga qué decir y cómo actuar para quedar en buen lugar, algo que Romeira negó rotundamente a través de su cuenta de Instagram. “Miente más que habla”, reprochó la canaria, visiblemente molesta. “Yo voy a la televisión y no hablo por nadie ni soy satélite de nadie”, recalcó.

De hecho, Amor aseguró que ni siquiera consultó a Gloria Camila si podía acudir a Sálvame para hablar de su ruptura. “No le tengo que preguntar a nadie. Cuando yo doy mi opinión la doy sobre lo que yo sé y lo que he vivido”, apuntó con un tono cada vez más altivo. Para terminar, Romeira dedicó una peineta a todos los que dudan de su credibilidad e independencia, por lo que podría entenderse que se la mandó directamente a Patiño.