El pasado mes de abril saltaban todas las alarmas. Unas imágenes de Álex Lequio junto a sus padres, Ana Obregón y Alessandro Lequio, y su entonces novia Francisca, entrando en un prestigioso centro de Nueva York especializado en cáncer hacían presagiar lo peor. Tras varios meses de incógnitas, por fin se confirmaba la peor de las noticias: Álex Lequio tenía cáncer. Tras meses en Nueva York, después de recibir el mayor varapalo durante su lucha como la dimisión de su médico, ahora se enfrenta a un nuevo cambio. Esta nueva decisión confirma que sigue luchando contra la enfermedad. Y lo hace con toda la fuerza posible.

Dimite el oncólogo de Alex Lequio

José Baselga

El doctor español José Baselga ha presentado su dimisión del cargo de director médico en el ‘Memorial Sloan Kettering Cancer Center‘ después de haberse descubierto que Baselga llevaba años ocultando sus lazos financieros con varias farmacéuticas, incluidas gigantes del sector como la suiza Roche, tal y como ha publicado The New York Times.

Sin duda, un duro revés para Álex Lequio, quien se había puesto en sus manos desde el primer momento para ganarle la batalla al cáncer. Tal como informó recientemente el diario The New York Times, desde 2014 Baselga había recibido más de 3 millones de dólares de Roche en honorarios de consultoría y por su participación en una compañía.