La vida de doña Letizia cambió para siempre cuando supo que su hermana pequeña había fallecido. El cuerpo sin vida de Érika Ortiz se encontró en el domicilio que compartía con su hija Carla. A la reina la noticia le pilló embarazada de Sofía. Aquello fue un mazazo que la partió en dos. Quienes tratan a Letizia saben que Érika es un tema tabú que solo puede abordar en su mente. De ahí que no se la mencionen. Sin embargo, su recuerdo la persigue. La reina acaba de revivir su peor pesadilla. Te lo contamos todo a continuación.

Paloma Rocasolano, una mujer con mucho poder en Zarzuela

> Paloma Rocasolano se ha convertido en imprescindible para su hija. Su presencia es constante en el universo de Leonor y Sofía. La madre de la reina es quien se ocupa de las niñas cuando sus padres tienen que pernoctar fuera de casa por cuestiones institucionales. En este punto, la situación es completamente diferente a la de doña Sofía.

El choque de trenes entre Letizia y sus suegros ha pasado factura en cuanto a Leonor y Sofía. La reina evita que sus hijas tengan contacto con sus abuelos. Doña Sofía se ha quejado de esto en privado. En cuanto a don Juan Carlos, quería que Leonor asistiera a la misa funeral por el alma de su padre, don Juan de Borbón. Sin embargo, doña Letizia lo impidió alegando que la heredera no podía faltar a clase.