La vida de doña Letizia cambió para siempre cuando supo que su hermana pequeña había fallecido. El cuerpo sin vida de Érika Ortiz se encontró en el domicilio que compartía con su hija Carla. A la reina la noticia le pilló embarazada de Sofía. Aquello fue un mazazo que la partió en dos. Quienes tratan a Letizia saben que Érika es un tema tabú que solo puede abordar en su mente. De ahí que no se la mencionen. Sin embargo, su recuerdo la persigue. La reina acaba de revivir su peor pesadilla. Te lo contamos todo a continuación.

Letizia revive su peor pesadilla

Letizia

> La vida cambió para doña Letizia tras la muerte de Érika. A la reina le cuesta pronunciar el nombre de su hermana y prefiere que no se saque el tema. Lo pasa muy mal. Sin embargo, su recuerdo la persigue también en su faceta institucional. Recientemente, doña Letizia acudió al acto del Día Mundial de la Salud Mental. Sonrió y cumplió a la perfección su papel. No obstante, la procesión iba por dentro.

Para Letizia es vital el cuidado de su sobrina. Carla Vigo era una niña cuando Érika se fue. La reina y su madre, Paloma Rocasolano, quisieron obtener su custodia pero Antonio Vigo se opuso con todas sus fuerzas. A pesar de esto, el artista no ha impedido que su hija mayor tenga contacto con su familia materna.

Siguiente: Desavenencias entre la Reina y su sobrina favorita